tercera noticia del viaje, curación de los diez leprosos y el agradecimiento del samaritano



11Al ir de camino a Jerusalén, atravesaba los confines de Samaría y Galilea; 12y, cuando iba a entrar en un pueblo, le salieron al paso diez leprosos, que se detuvieron a distancia 13y le dijeron gritando: "¡Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros!". 14Al verlos, les dijo: "Id y presentaos a los sacerdotes". Y mientras iban quedaron limpios. 15Uno de ellos, al verse curado, se volvió glorificando a Dios a gritos, 16y fue a postrarse a sus pies dándole gracias. Y éste era samaritano. 17Ante lo cual dijo Jesús: "¿No son diez los que han quedado limpios? Los otros nueve, ¿dónde están? 18¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?". 19Y le dijo:"Levántate y vete; tu fe te ha salvado". (17, 11-19)

17, 11-19   Le salieron al paso diez leprosos

JESÚS LOS ENVIÓ A LOS SACERDOTES PARA CUMPLIR LA LEY. ¿Y por qué en vez de decir: "¡Quiero! ¡Curáte!", como en el caso de otro leproso, ordena más bien que se muestren a los sacerdotes? La Ley mandaba hacer eso a quienes se habían librado de la lepra. Jesús les ordenó que se presentaran ante los sacerdotes y que hicieran sacrificios por su curación. Así pues, una vez curados, les ordenó marchar y testificar de alguna manera ante los sacerdotes (maestros de los judíos, por cierto, y gentes que siempre habían envidiado su fama), que contra toda esperanza y de forma extraordinaria habían sido librados de la enfermedad, con lo que les hacían aprobar la curación de Cristo. Lo primero que hizo no fue curarles, sino enviarlos a los sacerdotes, porque los sacerdotes conocían las señales de la lepra, prueba de que entonces se había producido una curación. Cirilo de Jerusalén, Comentario al Ev. de Lucas, 17, 14.

AGRADECER LOS BENEFICIOS RECIBIDOS. También ahora el Señor reprende a los que celebran la pascua como los judíos, lo mismo que reprendió a los leprosos que había curado. El Señor alabó el espíritu agradecido de uno de aquellos, pero se enojó con los ingratos, porque no reconocieron al autor de su beneficio, porque pensaron más en la curación de su lepra que en el que les había curado... Ciertamente el que fue curado de su lepra escuchó del Señor: "Levántate, vete. Tu fe te ha salvado". Los agradecidos y los que alaban son como hermanos, que bendicen a su auxiliador por los beneficios que han recibido. Así también exhortaba el Apóstol, cuando decía: " Dad gloria a Dios". Atanasio, Carta Festal, 6, 3.

LA GRATITUD DEL SAMARITANO. Y los nueve leprosos, judíos ellos, cayeron en un olvido ingrato y no volvieron para dar gloria a Dios, con lo cual se muestra la dureza del corazón de Israel y su total olvido. En cambio, el extranjero, es decir, el samaritano (se trataba de una raza extranjera llegada de Samaría, pues por algo dice lo de: "entre Samaría y Galilea"), dio media vuelta dando gloria a Dios con grandes voces. Se demuestra, por lo tanto, que los samaritanos eran buenos y los judíos, en cambio, unos desagradecidos por mucho que salieran beneficiados. Cirilo de Alejandría, Comentario al Ev. de Lucas, 17, 14.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 365-366
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

enseñanzas de Jesús a sus discípulos



1Les dijo a sus discípulos: "Es imposible que no vengan los escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen! 2Más le valdría que le ajustaran al cuello una piedra de molino y que le arrojaran al mar, que escandalizar a uno de esos pequeños: 3andaos con cuidado. Si tu hermano peca, repréndele; y, si se arrepiente, perdónale. 4Y si peca siete veces al día contra ti, y siete veces vuelve a ti, diciendo: "Me arrepiento", le perdonarás".
5Los apóstoles le dijeron al Señor: "Auméntanos la fe". 6Respondió el Señor: "Si tuvierais fe como un grano de mostaza, diríais a esta morera: arráncate y plántate en el mar, y os obedecería..
7"Si uno de vosotros tiene un siervo en la labranza o con el ganado y regresa del campo, ¿caso le dice: "Entra enseguida y siéntate a la mesa?". 8Por el contrario, ¿no le dirá más bien: "Preparame la cena y disponte a servirme mientras como y bebo, que después comerás y beberás tú?". 9¿Es que tiene que agradecerle al siervo el que hay hecho lo que se le había mandado? 10Pues igual vosotros, cuando hayáis hecho lo que se os había mandado, decid: "Somos unos siervos inútiles; no hemos hecho más que lo que teníamos que hacer". (Lucas 17, 1-10)

17, 1-2   Es imposible que no vengan los escándalos

LAS TENTACIONES SON PECADOS POR VENIR. "Es imposible que no vengan los escándalos". Pienso que el escándalo es un pecado. Si no me engaño, skolon y scandalon entre los griegos reciben el nombre de "ofensa" y "ruina". Por lo cual "todos caemos con frecuencia". Haz que yo no caiga, pues he ofendido ciertamente no en una sola cosa sino en muchas. Jerónimo, Diálogos contra los pelagianos, 2, 15.

17, 3-4   Si se arrepiente, perdónale

JESÚS CONTINÚA LA PARÁBOLA CON PALABRAS DE MISERICORDIA. Si tu hermano peca contra ti, corrígelo. ¡En qué oportuno lugar está puesto, después de relatar el hecho del rico que es atormentado entre las llamas, el precepto de conceder el perdón a aquellos que se quieren retractar de su error, para que la desesperación no sirva a alguno de obstáculo a la conversión de su falta! Y ¡qué prudencia demuestra al conceder un perdón fácil y una indulgencia completa, con el fin de que nadie tropiece con una crítica despiadada ni sea invitado a seguir pecando por darse cuenta que no se le da importancia!... Por eso hermosamente escribió: "si peca contra ti", porque, en efecto, no es lo mismo pecar contra Dios que contra un hombre. Y también el Apóstol, que es un fiel intérprete del oráculo divino, dijo: "Al sectario, después de una y otra amonestación, evítale", porque la falsa fe no es tan fácilmente perdonable como otra falta cualquiera. Y como muchas veces el error se va infiltrando a través de la ignorancia, prescribe la corrección para que se pueda evitar la obstinación o se consiga enmendar la falta. Ambrosio, Exposición sobre el Ev. de Lucas, 8, 21-22.

17, 5-6   Auméntanos la fe

LA GRAN FE DE LA IGLESIA. Poca cosa parece el grano de mostaza; nada es más despreciable a la vista, y, sin embargo, nada tiene más vigor. Todo esto, ¿no significa el 
entusiasmo extraordinario y la fuerza íntima de la fe en la Iglesia? Agustín, Sermón 246, 3

17, 7-10   Somos unos siervos inútiles

BÚSQUEDA DE GLORIA HUMANA. "Cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid: "Somos unos siervos inútiles" Con estas palabras nuestro Señor Jesucristo quería prevenir a sus apóstoles para que estuvieran lejos del veneno de la vanagloria. Mira, hermano, que aspirar a la gloria humana y practicar las buenas acciones con ese fin no vale de nada. Si después de hacer el bien, el orgullo hincha el corazón, ahí termina todo sacrificio, tiene lugar el empobrecimiento y no se gana nada. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 31.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, 361-363
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

el hombre rico y Lázaro



19"Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino finísimo, y todos los días celebraba espléndidos banquetes. 20En cambio, un pobre llamado Lázaro yacía sentado en su puerta, cubierto de llagas, 21deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían a lamerle las llagas. 22Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán; murió también el rico y fue sepultado. 23Estando en los infiernos, en medio de los tormentos, levantando sus ojos vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno; 24y gritando, dijo: "Padre Abrahán, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy atormentado en estas llamas". 25Contestó Abrahán: "Hijo, acuérdate de que tú recibiste bienes durante tu vida y Lázaro, en cambio, males; ahora aquí él es consolado y tú atormentado. 26Además de todo esto, entre vosotros y nosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieren atravesar de aquí hacia vosotros, no pueden; ni tampoco pueden pasar de ahí hasta nosotros". 27Y él dijo: "Te ruego entonces, padre, que les envíes a casa de mi padre, 28porque tengo cinco hermanos, para que les advierta y no vengan también a este lugar de tormentos". 29Pero replicó Abrahán: "Tienen a Moisés y a los profetas. ¡Que los oigan!". 30Él dijo: "No, padre Abrahán; pero si alguno de entre los muertos va a ellos, se convertirán". 31Y le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque uno resucite de entre los muertos". (Lucas 16, 19-31)

16, 19-22   Había un hombre rico

EL NOMBRE DE LÁZARO ESCRITO EN EL CIELO. Jesús silenció el nombre de rico y mencionó el del mendigo. Dios calló el nombre tan pregonado del primero; sin embargo, comunicó el segundo, callado por todos. No te extrañes. Dios leyó en alto lo que encontró escrito en su libro... Dios, morador del cielo, calló el nombre del rico porque no lo halló escrito en el cielo. Dijo el nombre del mendigo porque lo halló escrito allí. Agustín, Sermón, 33 A, 4. 

16, 23-26   Vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro

EL ALMA DESCANSA EN EL SENO DE LOS PATRIARCAS. Mas hasta que a este cuerpo destructible llames, ¡oh Dios!, y nueva forma dieres, ¿en qué región o parte al alma pura ordenarás que reposada more? En el seno del santo Abrahán repuesta descansará, cual Lazáro reposa, al que de flores todo rodeado, el rico en llamas a lo lejos mira. Prudencio, Himno para los funerales de un difunto, 149-156. 

16, 27-31   Tienes a Moisés y a lo profetas

NO ESCUCHAN A CRISTO. "Si no escuchan a Moisés ni a los profetas, tampoco prestarán oídos a alguien que haya resucitado de entre los muertos". "Si ciertamente creyerais a Moisés, también a mí me creeríais, pues fue de mí de quien él escribió". Presta atención, por tanto, a las palabras de Abrahán. Bien haces, en verdad, en aguardar a quien va a resucitar, pues tanto Moisés como los profetas predicen su resurrección. Dado que es Cristo el que habla por boca de aquéllos, al escucharlos estarás escuchando al propio Cristo. Jerónimo, Sobre Lázaro y el rico.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 355-361
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

enseñanzas sobre la ley, los profetas y el reino



14Oían todas estas cosas los fariseos, que eran amantes del dinero, y se burlaban de él. 15Y les dijo: "Vosotros os hacéis pasar por justos delante de los hombres, pero Dios conoce vuestros corazones; porque lo que parece ser excelso ante los hombres es abominable delante de Dios.
16"La Ley y los profetas llegan hasta Juan; desde entonces se evangeliza el Reino de Dios y cada uno se esfuerza por él. 17Es más fácil que pasen el cielo y la tierra que el que se anule un solo trazo de la Ley.
18"Todo el que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la repudiada por su marido, comete adulterio".(Lucas 16, 14-18)

16, 14   Los fariseos... eran amantes del dinero


LOS AVAROS NO POSEERÁN LA BOLSA QUE NO SE PUEDE ROBAR. Siendo amantes del dinero, repetidamente juzgaban los asuntos que se les presentaban no de acuerdo a lo que era grato a las leyes de Dios, sino parcialmente y en oposición a la voluntad de Dios... Como allí se nos dice que los fariseos eran amantes del dinero, se burlaban de Jesús por intentar dirigirlos, con su doctrina salvadora, hacia una conducta digna de alabanza y hacerlos querer las glorias eternas. Les dice que su pobligación era vender las riquezas y distribuirlas entre los pobres. Así poseerían en el cielo un tesoro que no se podría robar, fortunas que no podría dañar y riquezas que no tendrían que abandonar. Cirilo de Alejandría, Comentario al Ev. de Lucas, 110.

16, 15   Vosotros os hacéis pasar por justos

LOS FARISEOS MIENTEN ENTRE LOS ALTARES. Veamos la causa de su malicia. La pasión de la codicia poseía y tiranizaba su corazón. Su mente se encontraba atada incluso en contra de su voluntad. Humillada bajo el poder de la malicia y encadenada, como estaba, por ligaduras inquebrantables... El Salvador de todos les dijo muchas cosas, pero vio que éstas no les apartarían de sus astutos propósitos y pasiones. Prefirieron, en cambio, permanece en su innata locura. Él comenzó a corregirlos severamente en aquella ocasión. Demuestra que son unos hipócritas y mentirosos junto a los altares. Desean la gloria que es debida a los justos y a los buenos, pero en realidad no son como ellos. No desean recibir el beneplácito de Dios. Cirilo de Alejandría, Comentario al Ev. de Lucas, 110.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 352-353
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

parábola sobre las riquezas y la prudencia con algunas aplicaciones



1Decía también a los discípulos: "Había un hombre rico que tenía un administrador, al que acusaron ante el amo de malversar la hacienda. 2Le llamó y le dijo: "¿Qué es esto que oigo de ti? Dame cuentas de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando". 3Y dijo para sí el administrador: "¿Qué voy a hacer, ya que mi Señor me quita la administración?" Cavar no puedo; mendigar me da vergüenza. 4Ya sé lo que haré para que me reciban en sus casas cuando me despidan de la administración. 5Y, convocando uno a uno los deudores de su amo, le dijo al primero: "¿Cuánto debes a mi Señor?". 6Él respondió: "Cien medidas de aceite". Y le dijo: "Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta". 7Después le dijo a otro: "¿Y tú cuánto debes?". Él respondió: "Cien cargas de trigo". Y le dijo: "Toma tu recibo y escribe ochenta". 8El amo alabó al administrador infiel por haber actuado sagazmente; porque los hijos de este mundo son más sagaces en lo suyo que los hijos de la luz. 9Y yo os digo: haceos amigos con las riquezas injustas, para que, cuando falten, os reciban en las moradas eternas. 
10"Quien es fiel en lo poco también es fiel en lo mucho; y quien es injusto en lo poco también es injusto en lo mucho. 11Por tanto, si no fuisteis fieles en la riqueza injusta, ¿quién os confiará la verdadera? 12Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo vuestro? 13Ningún criado puede servir a dos señores, porque o tendrá aversión a uno y amor a otro, o prestará su adhesión al primero y menospreciará al segundo: no podéis servir a Dios y a las riquezas". (Lucas 16, 1-13)

16, 1-8   Había un hombre rico que tenía un administrador

NO ESCRIBAS DE NUEVO LO QUE DIOS HA BORRADO. Ilustración de este asunto es también lo que se dice en el Evangelio del administrador injusto, el cual dice a cada uno de los deudores: "Toma tu recibo, siéntate y escribe ochenta", y las demás cosas que se refieren. Ves, pues, que se dice a cada uno: "Toma tu recibo"; de donde consta que las nuestras son las letras del pecado; Dios, en cambio, escribe las letras de la justicia. Así dice, en efecto, el Apóstol: "Vosotros sois la carta escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo, no en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón". Luego tienes en ti las letras de Dios y las letras del Espíritu Santo. Pero si pecas, tú mismo te escribes la condena del pecado. Más considera que, cuando te acercaste de una vez para siempre a la cruz de Cristo y a la gracia del bautismo, tu escrito de condena fue clavado a la cruz y fue cancelado en la fuente del bautismo. No escribas de nuevo lo que fue borrado ni repares lo que fue abolido; conserva en ti sólo las letras de Dios, permanezca en ti sólo la escritura del Espíritu Santo. Orígenes, Homilías sobre el Génesis, 13, 14.

16, 9-13   Ningún criado puede servir a dos señores

NO EXCLUIR DE LA LIMOSNA A LOS QUE JUZGAS COMO INDIGNOS. Mammona es el nombre hebreo de las riquezas; por eso en púnico se las llama "mamon". ¿Qué hemos de hacer, pues? ¿Lo que mandó el Señor? "Haceos amigos con la mammona de la iniquidad, para que también ellos os reciban en los tabernáculos eternos cuando comencéis a desfallecer". Es fácil deducir de estas palabras que hay que hacer limosnas, que hay que dar a los necesitados, puesto que en ellos es Cristo quien recibe... Comprendemos que hay que dar limosnas, y no hay que perder mucho tiempo en elegir a quien se las hemos de dar, puesto que no podemos examinar los corazones. Cuando las das a todos, entonces las darás a los pocos que son dignos de ellas. Eres hospitalario; ofreces tu casa a los pergrinos; admite también al que no la merece, para no excluir al que la merece. No puedes juzgar ni examinar los corazones. Agustín, Sermón 359 A, 11-12.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 348-350
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

el hijo mayor y su padre



25El hijo mayor estaba en el campo; al volver y acercarse a casa oyó la música y los cantos 26y, llamando a uno de los siervos, le preguntó qué pasaba. 27Éste le dijo: "Ha llegado tu hermano, y tu padre ha matado el ternero cebado por haberle recuperado sano". 28Se indignó y no quería entrar, pero su padre salió a convencerle. 29Él replicó a su padre: "Mira cuántos años hace que te sirvo sin desobedecer ninguna orden tuya, y nunca me has dado ni un cabrito para divertirme con mis amigos. 30Pero en cuanto ha venido ese hijo tuyo que devoró tu fortuna con meretrices, has hecho matar para él el ternero cebado. 31Pero él respondió: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; 32pero había que celebrarlo y alegrarse, porque ese hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado". (Lucas 15, 25-32)

15, 25-32   El hijo mayor estaba en el campo

EL HIJO MAYOR ESTÁ SIEMPRE CON EL PADRE. El padre sale y dice al hijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo". ¿Cómo? Por medio de Abel, de Henoc, de Sem, de Noé, de Abrahán, de Isaac, de Jacob, de Moisés y de todos los santos, mediante los cuales se ha transmitido el linaje judío como se lee en el Evangelio, cuando dice: "Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob", etc. Pedro Crisólogo, Sermón, 5, 7.

CRISTO HA NACIDO POR EL HIJO MAYOR. "Y todo lo mío es tuyo". ¿Cómo puede ser? Porque tuya es la ley, tuya la profecía, tuyo el templo, tuyo el sacerdocio, tuyos los sacrificios, tuyo el reino; y, sobre todo, por ti ha nacido Cristo. Mas como tú, por envidia, quieres perder a tu hermano, no eres digno de gozar de los banquetes y de las alegrías paternas. Pedro Crisólogo, Sermón, 5, 7.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 346-348
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

"¡Ven, Señor Jesús!"



16Yo, Jesús, he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas que se refieren a las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella radiante de la mañana.
17El Espíritu y la esposa dicen: "¡Ven!". Y el que oíga, que diga: "¡Ven!". Y el que tenga sed, que venga; el que quiera que tome gratis el agua de la vida.
18Yo doy testimonio a todo el que oiga las palabras proféticas de este libro. Si alguien añade algo a ellas, Dios enviará sobre él las plagas descritas en este libro. 19Y si alguien quita alguna de las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la vida y en la ciudad santa que se han descrito en este libro. 
20El que da testimonio de estas cosas dice: "Si, voy enseguida". Amén. ¡Ven, Señor Jesús!
21La gracia del Señor Jesús esté con todos (Apocalipsis 22, 16-21)

22, 16   He enviado a mi ángel para daros testimonio

PARA QUE NADIE SEA IGNORANTE. Llama "dar testimonio" a dar testimonio solemne, no en secreto ni en un ricón, de modo que oigan las iglesias de todos los lugares, para que ninguna, excusándose en la ignorancia, se convierta voluntariamente en perversa. Ecumenio, Comentario al Apocalipsis, 22, 16.

22, 16a   Yo soy la raíz y el linaje de David

EL CREADOR DE DAVID TAMBIÉN DESCIENDE DE DAVID. Aquí se refiere a la doble naturaleza de su Persona, puesto que es el creador de David conforme a la divinidad, a la vez que desciende de la semilla de David en cuanto a la carne. En el Evangelio, el Señor propuso esta cuestión a los judíos: ¿cómo va a ser el hijo de David Cristo, cuando David inspirado por el Espíritu Santo, lo llama su Señor? Beda, Explicación al Apocalipsis, 22, 16.

22, 16b   La estrella radiante de la mañana

LA ESTRELLA DE LA VERDAD. Ésta es aquella estrella de la verdad, por medio de la cual los Magos fueron conducidos ante su presencia salvadora. Nada más claro puede decir nuestro comentario que lo que se refieren a las propias palabras de este libro. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 16.

22, 17a   El Espíritu y la esposa dicen: "¡Ven!"

TODOS SOMOS LLAMADOS A LA SALVACIÓN. El Espíritu y la Iglesia llaman a todos a venir a la salvación... Y el que guarde las palabras de esta profecía y escuche al que envió el propio Señor, ése es idóneo para enseñar. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 17.

22, 17b   El que tenga sed, que venga

EL BAUTISMO Y LA ABSOLUCIÓN SE OTORGAN GRATIS. La salvación no se consigue a precio alguno, ni con soldada alguna, sino que el que quiera ser salvo, entrará y recibirá gratuitamente o la regeneración del bautismo o merecerá el remedio de la penitencia sin precio ni regalos. Eso mismo decía el profeta: "Todos los sedientos, id por agua, y los que no tenéis dinero, venid, acercaos, comprad y comed". Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 17.

22, 18-19   Si alguien añade algo

NADIE PUEDE FALSIFICAR LAS ESCRITURAS. Dijo estas cosas debido a los falsificadores [de las Escrituras], no en razón de quienes expresan con sencillez sus opiniones y que de ninguna manera mutilan la profecía. Beda, Explicación al Apocalipsis, 22, 18. 

22, 20   Si, voy enseguida

LA IGLESIA RESPONDE DEVOTAMENTE A CRISTO. También con la expresión "ven, Señor Jesucristo", Cristo mismo da su propio testimonio y anuncia a la Iglesia que Él volverá. La Iglesia le responde como en el Cantar de los Cantares: "Ven, Señor Jesucristo", y, cuando la Iglesia ora, dice: "Venga [a nosotros] tu reino" y "por el camino recto vendrás a mí". Primasio, Comentario al Apocalipsis, 22, 20. 

22, 21   La gracia del Señor Jesús

LOS MUNDANOS NO TIENEN ENTRADA. Los perversos han sido excluidos de la compañía de los santos y de entrar en la Jerusalén espiritual. Pues, ¿cómo vendría la gracia de Cristo, Dios nuestro, sobre los que han sido excluidos? Haznos, ¡oh Cristo!, participar de ella por tu sola bondad. Pues a ti se te debe la gloria ahora y siempre, y por los siglos. Amén. Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis 12, 19. 



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 518-524
Director de la edición en castellano 
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

el tiempo está cerca



10También me dijo: "No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. 11El injusto, que cometa aún injusticias; el sucio, que se manche aún más; el justo que siga practicando la justicia; y el santo, que se santifique todavía más. 12Mira, vendré pronto con mi recompensa, para dar a cada uno según haya sido su conducta. 13Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin".
14Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y entrar por las puertas de la ciudad. 15Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira. (Apocalipsis 22, 10-15)

22, 10   El tiempo está cerca

EL APOCALIPSIS ORIENTA A QUIENES LO LEEN. Afirma que está cerca el tiempo de la retribución; anuncia con palabras celestes que no se silencie el motivo por el que han sido mandadas y dichas, sino que se manda que sean escritas para advertencia de todos. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 10. 

22, 11   El santo, que se santifique todavía más

LOS JUICIOS DE DIOS SON SECRETOS Y JUSTOS. Aquí se refiere a los juicios ocultos de Dios y demuestra que los juicios justos por lo que se permite a los hombres perversos progresar en su maldad. Sin embargo, aquí no hay que pensar en el daño que se hace a los demás, sino más bien en el que se hace uno mismo. Por ello prosigue: "El sucio que se manche aún más". En efecto, quien se daña a sí mismo ¿cómo puede ser bueno? Primasio, Comentario al Apocalipsis, 22, 11. 

22, 14   Entrar por las puertas de la ciudad

BAUTIZADOS Y ARREPENTIDOS CON EL DOLOR. Llama "dichosos" a aquellos que con el baño de la regeneración lavan el vestido nupcial que reciben en la sangre de la pasión del Señor, o que con la compunción del corazón y con lágrimas lograron limpiar los pecados presentes cometidos. Se afirma que éstos sin duda van a tener poder sobre el árbol de la vida. En esto consiste este poder: en contemplar el rostro de nuestro Señor Jesucristo, que es la vida verdadera, y gozarse de ello, y en poder ser introducidos a su presencia por las puertas, es decir, por la doctrina de los apóstoles y patriarcas, que se han esforzado en cumplir. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 14. 

22, 15   Fuera los perros

LOS QUE SE HALLAN FUERA DE LA IGLESIA. Los que están fuera de la samblea de los santos serán arrojados lejos de la ciudadela de la radiante alegría. Y manifestando por orden de quien han sido mostradas o dichas estas cosas a san Juan, prosigue: "Yo, Jesús...". Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 15. 


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 510-517
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

"adora a Dios"



8Yo, Juan, soy quien ha oído y visto estas cosas. Al oírlas y verlas, me postré en adoración a los pies del ángel que me las había mostrado. 9Pero él me dijo: "¡No, no lo hagas! Yo soy compañero de servicio tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan la palabra de este libro. Adora a Dios. (Apocalipsis 22, 8-9)

22, 8   Me postré en adoración

JUAN SE ESTREMECIÓ. Dice Juan, el más santo de los apóstoles, que al oír esto había caído en tierra por el poder de las revelaciones. Y que se llenó de temor por la magnitud de la visión, y que por eso se postró para adorar, dice, al ángel de la verdad que me había mostrado todo eso. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 8.

22, 9   Adora a Dios

AHORA ES EL TIEMPO DE LA PACIENCIA Y DE LA OBEDIENCIA. Es este juez nuestro, hermanos amadísimos, quien ha de dar venganza, por su Iglesia y por todos los justos que hubo desde el principio del mundo, a la vez que por sí mismo. El que se lanza con precipitación a tomarse venganza, debe tener en cuenta que quien ha de vengar aún no ha sido vengado... Y en el Apocalipsis se resiste el ángel a Juan, que quiere adorarle, y le advierte: "Guárdate de hacerlo, porque yo soy tu consiervo y de tus hermanos. Adora al Señor Jesús". ¿Quién es el Señor Jesús y cuánta paciencia tiene para que no se haya vengado todavía en la tierra quien es adorado en el cielo? En la paciencia de este Señor, hermanos amadísimos, debemos pensar cuando nos veamos en medio de persecuciones y martirios. Rindámosle la sumisión de nuestra esperanza en su venida y no pretendamos con descarada e impetuosa temeridad que nos vengue el Señor antes de tiempo, siendo nosotros unos simples esclavos suyos. Más bien pidamos y trabajemos, velemos diligentemente y guardemos los preceptos del Señor, dispuestos firmemente a todo lance, para que, cuando llegue el día de la ira y la venganza, no seamos castigados en compañía de los pecadores e impíos, sino que seamos glorificados a una con los justos y temerosos de Dios. Cipriano, El bien de la paciencia, 24.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 508-509
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

el final vendrá enseguida



6Y me dijo: "Estas palabras son fidedignas y veraces. El Señor, Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel para manifestar a sus siervos las cosas que van a suceder pronto. 7Mira, vendré en seguida". Bienaventurado el que guarde la palabra de la profecía de este libro. (Apocalipsis 22, 6-7)  

22, 6   Estas palabras son fidedignas y veraces 

NADA ES TAN CIERTO COMO LA PROMESA DE CRISTO. ¿Qué hay más seguro y verdadero que la promesa de Cristo y la esperanza futura de los santos? El que habló por medio de sus siervos los profetas y para que fuese reconocido como Señor de los vivos, es llamado "Espíritu del Señor". Pues el espíritu es la vida, y por el espíritu recibe aliento toda carne. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 22, 6-7.

22, 7   Mira, vendré en seguida

LA PROXIMIDAD DEL FIN. El mismo Señor, habiendo enviado al mensajero de la verdad para manifestar a sus siervos lo que ha de suceder pronto, para que nadie vacile en su esperanza, da a conocer lo que va a realizar en seguida; así llama dichoso al que guarde las palabras de los profetas. Apringio de Beja, Comentario al Apocalipsis, 12, 9.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 505-507
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

el Reino de Dios es luz y vida


1Me mostró el río de agua, claro como un cristal, procedente del trono de Dios y del Cordero. 2En medio de su plaza, y en una y otra orilla del río, está el árbol de la vida, que produce frutos doce veces: cada mes da fruto; y las hojas del árbol sirven para sanar a las naciones. 3Ya no habrá nada maldito. En ella estará el trono de Dios y del Cordero, y sus siervos le darán culto, 4verán su rostro y llevarán su nombre grabado en la frente. 5Ya no habrá noche: no tienen necesidad de luz de lámparas ni de la luz del sol, porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos y reinarán por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 22, 1-5)

22, 1   El río de agua de la vida

LA GRACIA DE CRISTO ES COMO UN RÍO. El río de la vida serían las abundantes y generosas gracias de Cristo, que se derraman sobre los santos de modo inagotable; que brotan como un río y que fluyen hacia ellos. Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 12, 7.

22, 2   El árbol de la vida

LOS FIELES SE ALIMENTAN DE LA CRUZ DEL SEÑOR. Dice esto a propósito de la cruz del Señor; pues no hay árbol alguno que fructifique en todo tiempo, a no ser la cruz que llevan los fieles, que son regados por el agua del río de la Iglesia, y que da fruto perpetuo en todo tiempo. Cesáreo de Arlés, Exposición sobre el Apocalipsis, 22, 2, Hom., 19

22, 4   Llevarán su nombre grabado en la frente

UN RECUERDO PERMANENTE DE SU UNIÓN CON DIOS. "Y verán su rostro". Verán en la medida en que es posible a la naturaleza del hombre. "Y su nombre -dice- sobre sus frentes". Esta frase significa su incesante memoria y comunión con Dios. Pues, como Dios permanece en ellos y está escrito en ellos, siempre estará presente a los santos. Esto es patente por lo que dice San Pablo: "Siempre estaremos con Cristo". Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 12, 7.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 497-504
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

la ciudad santa, Jerusalén, refleja la gloria de Dios


9Entonces vino uno de los siete ángles que tenía las siete copas llenas de las siete plagas finales y habló conmigo: "Ven, te mostraré a la novia, la esposa del Cordero". 10Me llevó en espíritu a un monte de gran altura y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo de parte de Dios, 11reflejando la gloria de Dios: su luz era semejante a una piedra preciosísima, como la piedra de jaspe, transparente como el cristal. 12Tenía una muralla de gran altura con doce puertas, y sobre las puertas doce ángeles y unos nombres escritos que son los de las doce tribus de los hijos Israel. 13Tres puertas al oriente, tres puertas al norte, tres puertas al sur y tres puertas al occidente. 14La muralla de la ciudad tenía doce pilares y en ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
15El que hablaba conmigo tenía una caña de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla. 16El trazado de la ciudad era cuadrado: su longitud era tanta como la anchura. Midió la ciudad con la caña y tenía doce mil estadios; su longitud, anchura y altura eran iguales. 17Midió también la muralla: tenía ciento cuarenta y cuatro codos, según la medida humana usada por el ángel. 18Las piedras de su muralla eran de jaspe, y la cuidad era de oro puro parecido al cristal puro.19Los pilares de la muralla de la ciudad estaban adornados con toda clase de piedras preciosas: el primer pilar era de jaspe, el segundo de zafiro, el tercero de calcedonia, el cuarto de esmeralda, 20el quinto de sardónica, el sexto de cornalina, el séptimo de crisólito, el octavo de berilo, el noveno de topacio, el décimo de crisoprasa, el undécimo de jacinto, y el dudodécimo de amatista. 21Las doce puertas son doce perlas. Cada una de las puertas estaba hecha de una sola perla. La plaza de la ciudad era de oro como cristal transparente.
22Pero no vi templo alguno en ella, pues su templo es el Señor Dios omnipotente y el Cordero. 23La ciudad no tiene necesidad de que la alumbren el sol ni la luna: la ilumina la gloria de Dios y su lámpara es el Cordero. 24A su luz caminarán las naciones, y los reyes de la tierra le rendirán su gloria. 25Sus puertas no se cerrarán en todo el día, porque allí no habrá noche. 26Llevarán a ella la gloria y las riquezas de las naciones, 27pero no entrará nada profano, ni el que comete abominación y falsedad, sino los que están escritos en el libro de la vida del Cordero. (Apocalipsis 21, 9-27)

21, 9   Ven, te mostraré a la novia

LA IGLESIA DA A LUZ HIJOS ESPIRITUALES PARA DIOS. Llama novia y esposa a la Iglesia, porque, permaneciendo inmaculada, engendra siempre hijos espirituales para Dios. O también porque, aunque ahora está desposada con Dios, más tarde será conducida al banquete de bodas inmortal. Beda, Explicación al Apocalipsis, 21, 9. 

21, 10   Me mostró la ciuda santa

LA CIUDAD SANTA ABARCARÁ EL MUNDO ENTERO. Después de la destrucción de Babilonia, se ve la ciudad santa, que es la esposa del Cordero, colocada sobre un monte. En efecto, la piedra cortada del monte sin manos rompió en pedazos la imagen de la gloria del mundo, creció el gran monte y llenó el universo entero. Beda, Explicación al Apocalipsis, 21, 10.

21, 11   Su luz era semejante a una piedra preciosísima

PURO EN LA MENTE Y SINCERO EN LA FE. La piedra preciosa es Cristo, que dijo: "La gloria que me has dado se la he concedido a ellos". Como la piedra de jaspe y de cristal. [Se compara] al jaspe debido a la claridad de las virtudes, y al cristal debido a la pureza interna de la mente y a la fe no fingida. Beda, Explicación al Apocalipsis, 21, 11. 

21, 12   Doce puertas,... doce ángeles,... y doce tribus 

LA IGLESIA SE HALLA EDIFICADA SOBRE LOS PROFETAS Y LOS APÓSTOLES. Ha mostrado que las doce puertas y doce ángeles son los apóstoles y los profetas, porque, como está escrito, nosotros estamos "edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas"; y como el Señor ha dicho a Pedro: "Y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia". Cesáreo de Arlés, Exposición sobre el Apocalipsis 21, 12, Hom., 19.

21, 13   Tres puertas al oriente,... al norte,... al sur,... y al occidente

TODO EL MUNDO HA ACEPTADO LA TRINIDAD. [Estas palabras] significan que las cuatro partes del mundo han recibido el misterio de la Trinidad, y enseñan que han confluido los nombres inscritos de los patriarcas, es decir, la fe de los antiguos. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 21, 13.

21, 15   Una caña de oro para medir la ciudad

ASENTADA SOBRE LA FE. En la caña de oro muestra a los hombres que hacen parte de la Iglesia, frágiles ciertamente en cuanto a la carne, pero estables en una fe radiante, como dice el apóstol: "Llevando un tesoro en vasos de barro". Cesáreo de Arlés, Exposición sobre el Apocalipsis, 21, 15, Hom., 19.

21, 16   El trazado de la ciudad era cuadrado

PERFECTO E ÍNTEGRO EN LA FE Y EN LA SANTIDAD. "Y la gran ciudad es un cuadrado", es decir, persiste en la fe cuadriforme de los evangelistas. Se narra que tiene igual anchura que altura, sin aumento ni disminución. "Y midió la ciudad con la caña y tenía doce estadios, y su largura, anchura y altura son iguales". Con la caña, que sabemos es el cuerpo de Cristo, "midió -dice- la ciudad, y tenía doce estadios". La fe de Cristo y la integridad del pueblo santo se conocen por estos doce estadios, es decir, por la doctrina de los apóstoles y la fe de los padres antiguos. "Eran idénticas la largura y la anchura, todo igual". Nada suprefluo, nada que venga de fuera se encuentra en los santos. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 21, 16.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 467-477
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

"hago nuevas todas las cosas"


5El que estaba sentado en el trono dijo: "Mira, hago nuevas todas las cosas". Y añadió: "Escribe: 'Estas palabras son fidedignas y veraces'. 6También me dijo: "Ya está hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al sediento le daré de beber gratis de la fuente de agua viva. 7El que venza heredará estas cosas, y yo seré para él Dios, y él será para mí hijo. 8En cambio, los cobardes, incrédulos, abominables y homicidas, fornicarios, hechiceros, idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el estanque que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda". (Apocalipsis 21, 5-8)

21, 5   Estas palabras son fidedignas y veraces

SE CUMPLE PARA LOS SANTOS LA PROMESA DE LO MÁS SUBLIME. Se promete a los santos del Altísimo ser renovados en todo y brillar con todo esplendor. Por eso dice el Apóstol: "Los muertos resucitarán incorruptibles, y serán transformados en gloria". Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 21, 5.

21, 6a   Yo soy el Alfa y la Omega

LAS PROMESAS DE DIOS SE CUMPLEN CON PRONTITUD. Dice que todo esto se va a cumplir con tal celeridad, que debe considerarse como ya realizado. Promete luego a los que venzan, poseer todas estas cosas, hasta el punto de ser llamado, el que venza, hijo de Dios. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 21, 6-7.

21, 6b   Al sediento le daré de beber gratis

LOS SUFRIMIENTOS DEL PRESENTE NO PUEDEN COMPARARSE CON LAS FUTURAS BENDICIONES. Dijo el Señor en los evangelios: "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados". A quien ahora está sediento con semejante sed, le daré el don de la vida. ¿Cómo dijo don, si los santos alcanzan la vida futura después de miles de sufrimientos? ¿Por qué, pues, habló de dar el don? Dice esto para significar que nadie puede hacer nada digno de los bienes de entonces (de la vida futura), aunque sufra miles de cosas. Es lo mismo que afirma el Apóstol cuando dice: "Estoy convencido de que los padecimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria futura que se va a manifestar en nosotros". Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 11, 14.

21, 7   Yo seré para él Dios

QUIEN VENCE A LOS DEMONIOS LLEGA A SER HIJO DE DIOS. El que vence -dice- a los demonios invisibles en batalla, participará de estos bienes: se hace hijo de Dios y se alegra en los bienes del Padre. Andrés de Cesarea, Comentario al Apocalipsis, 21, 7.

21, 8   La muerte segunda

LA MUERTE AGUARDA A QUIENES SE AMILANAN ANTE CUALQUIER OBRA BUENA. Pero "para los cobardes e incrédulos", y para los que son como ellos, su parte está en el "estanque de fuego". Llama "cobardes" a los que son débiles para toda obra buena a causa de su voluntario cansancio. Y a todos, dice, "los que engañan". No dijo a los mentirosos, sino a los que engañan, esto es, a los que obran contra la naturaleza y encubren la natural belleza de la virtud con las bastardas y mudables máscaras del mal. Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 11, 14.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 463-466
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

la nueva Jerusalén


1Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar ya no existe. 2Vi también la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo de parte de Dios, ataviada como una novia que se engalana para su esposo. 3Y oí una fuerte voz procedente del trono que decía: "Ésta es la morada de Dios con los hombres: Habitará con ellos y ellos serán su pueblo, y Dios, habitando realmente en medio de ellos, será su Dios. 4Y enjugará toda lágrima de sus ojos; y no habrá ya más muerte, ni llanto, ni lamento, ni dolor, porque todo lo anterior ya pasó" (Apocalipsis 21, 1-4)

21, 1a   Vi un cielo nuevo y una tierra nueva

LA RENOVACIÓN DE LO VIEJO. Tampoco aquí se está significando la aniquilación de la creación, sino su renovación en algo mejor, como dice el Apóstol: "La creación misma será liberada de la esclavitud de la corrupción en la libertad gloriosa de los hijos de Dios". Y también el divino salmista: "Les hará girar, y cambiarán". Efectivamente, la renovación de algo que ha envejecido no significa una desaparición de su esencia, sino un pulido de su vieja piel y de sus arrugas. Es costumbre entre nosotros decir de personas que han mejorado o empeorado en algún respecto: "Pasó de esto a lo otro". Por eso hay que precisar que acerca del cielo y de la tierra dice que "pasaron" en vez de "cambiaron". De igual manera, también nosotros, como si se tratara de una muerte, experimentamos un cambio a partir de una condición primera hacia una suerte mejor. Andrés de Cesarea, Comentario al Apocalipsis, 21, 1.

21, 1b   El mar ya no existe

YA NO HARÁ FALTA COMERCIAR. Acerca del mar dice que "el mar no existirá más". Efectivamente, ¿de qué sirve un mar a unos hombres que no tienen necesidad de navegarlo o de procurarse a través de él los bienes que se cultivan en sus muy recónditos espacios? Además, el mar simboliza las turbulencias y oleajes de la vida, de modo que no habrá necesidad de él, cuando no quede resto alguno de perturbación o de miedo entre los santos. Andrés de Cesarea, Comentario al Apocalipsis, 21, 1.

21, 2   La nueva Jerusalén, que bajaba del cielo

LOS SANTOS SE UNEN A SU SEÑOR. La Jerusalén celestial es la multitud de los santos, que se dice que va a venir con el Señor. Como dice Zacarías: "Ved que el Señor Dios mío vendrá y todos los santos con él". Preparan éstos, y quienes habiten con Él, una morada limpia para Dios. Como la esposa ataviada para su esposo, así caminarán engalanados en santidad y justicia los que deben desposarse con su Señor y van a permanecer con Él para siempre. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 21, 2.

21, 3   La morada de Dios con los hombres

EL SEÑOR RECOMPENSARÁ A SU PUEBLO CON LA FELICIDAD. El propio Señor dio testimonio de que la multitud de los santos se convierte en su propia morada, para habitar con ellos para siempre, y ser su Señor y ellos su pueblo. Él eliminará todo llanto y toda lágrima de los ojos de aquellos a quienes recompensa con las alegrías eternas, y los hace resplandecer de eterna felicidad. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 21, 3-4.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 456-461
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

el juicio final y la segunda muerte


11Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. Ante su presencia huyeron la tierra y el cielo, y no dejaron ningún rastro. 12Vi a los muertos, grandes y pequeños, en pie ante el trono, y fueron abiertos los libros. También fue abierto otro libro, el de la vida. Y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros, según sus obras. 13El mar entregó los muertos que había en él, la muerte y el hades entregaron los muertos que había en ellos, y fue juzgado cada uno según sus obras. 14Entonces la muerte y el hades fueron arrojados al estanque de fuego. Ésta es la muerte segunda, el estanque de fuego. 15Todo el que no figuraba escrito en el libro de la vida era arrojado al estanque de fuego. (Apocalipsis 20, 11-15)

20, 11   Huyeron la tierra y el cielo

EL CIELO Y LA TIERRA DESAPRECERÁN. A nosotros nos basta ver que todas las cosas han sido hechas por Dios y no consta que hayan sido hechas por la materia... Además, que todo ha tenido su origen en la nada se demostrará al final de la exposición divina en que todo será reducido a la nada. Ciertamente, "el cielo será enrrollado como un libro", al contrario, ya no existirá más junto a la tierra, el cielo que fue creado a la vez. "El cielo y la tierra pasarán", dice la Escritura; "el primer cielo y la primera tierra desaparecieron" y no habrá lugar para ellos, pues, como el lógico, lo que acaba pierde su lugar en el espacio. Tertuliano, Contra Hermógenes, 33, 1-34, 1.

20, 12   Fue abierto otro libro, el de la vida

CADA PERSONA LLEVARÁ A CABO UN EXAMEN DE CONCIENCIA. Dice que se abrieron los libros y un libro. Y agregó la cualidad de este libro, "que es -dijo- el de la vida de cada uno". Los primeros libros son, sin duda, los libros santos, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, para mostrar los mandamientos que Dios había ordenado cumplir. Y el otro, el libro de la vida de cada uno, mostraba los mandamiento cumplidos o violados por cada cual. Si este libro nos lo imaginamos materialmente, ¿quién podra medir su grandeza y grosor? O ¿cuánto tiempo se empleará para leer ese libro, que contiene la vida de todos y cada uno de los hombres? ¿Presenciarán acaso el acto tanto ángeles como hombres, y cada uno oirá el relato de su vida de boca del ángel a él asignado? Ese libro no será, pues, para todos, sino que cada uno tendrá el suyo. La Escritura da a entender esto al decir que "fue abierto otro libro". Es preciso entender aquí la virtud divina, que traerá a la memoria de cada cual todas sus obras, buenas o malas, y las hará ver rápidamente de un vistazo mental, con el fin de que la ciencia acuse o excuse a la conciencia. De este modo serán juzgados todos a la vez. Esta virtud divina recibió el nombre de libro, porque en ella se lee en cierto modo cuanto se recuerda merced a ella. Agustín, La ciudad de Dios, 20, 14.

20, 15   El que no figuraba escrito en el libro de la vida

LOS IMPÍOS SERÁN QUEMADOS. Cuando se hayan completado los mil años, será restaurado el mundo por Dios, el cielo se plegará y la tierra será cambiada. Y Dios convertirá a los hombres en ángeles, y los hombres serán blancos como la nieve, estarán siempre en la presencia del Omnipotente, harán sacrificios a su Dios y le servirán eternamente. En este tiempo tendrá lugar la segunda y común resurrección de todos, en la que los malos resucitarán para sufrir tormentos eternos: ellos son los que adoran estatuas hechas por mano de hombre, los que ignoraron o renegaron del Señor del mundo y Padre suyo. También su jefe será apresado y condenado a la pena juntamente con sus ministros; y con él, toda la turba de impíos será por sus crímenes quemada para siempre en el fuego eterno en presencia de los ángeles y de los justos. Lactancio, Instituciones divinas, 7, 26.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testameno, vol. 12, p. 446-455
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

Gog y Magog


7Cuando se hayan cumplido los mil años, Satanás será soltado de su prisión, y saldrá a seducir a las naciones que hay en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, y a reunirlos para la guerra. Y su número es como la arena del mar. 9Subieron por la ancha extensión de la tierra y pusieron cerco al campamento de los santos y a la ciudad amada, pero bajó fuego del cielo y los devoró. 10Y el diablo, el seductor, fue arrojado al estanque de fuego y azufre, donde está también la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 20, 7-10)

20, 7   Satanás será soltado

LAS REGIONES INFERIORES SERÁN LIBERADAS DE SATÁN. ¿Cómo puede suceder que en la eternidad, pasados mil años, quede libre el enemigo, o que vivan naciones sobre la tierra? Porque ciertamente, después de la resurrección, tenido ya el juicio de los vivos y muertos, todas las cosas se tornan eternas, cuando hayan llegado los santos que reinan con Cristo a la eternidad, es decir, a la ciudadela de la eternidad, con el auxilio de Dios, y hayan merecido contemplar a su mismo principio, y hayan podido gozar de la presencia de tan gran majestad y de la dulzura de su contemplación. Cumplidos y culminados los méritos de todos los santos, sometidas todas las cosas al único principado de nuestro Señor Jesucristo y permaneciendo todo en Él, "será soltado Satanás de su prisión"; también se liberarán ya de él las mismas tinieblas, y al mismo tiempo será soltado y parecerá el padre de las tinieblas, y marchará a su perdición eterna. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 20, 7.

20, 8   Saldrá a seducir a las naciones

GOG Y MAGOG SON EL DIABLO Y SU GENTE. Entonces los seducirá para llevarlos consigo a esta guerra, pues también antes los seducía, según sus posibilidades, con todas sus fuerzas y con los más variados ardines. Afirma "saldrá" que es decir se lanzará de las tinieblas del odio a una persecución abierta. Esta persecución será la última que sufrirá la Iglesia santa, próximo ya el juicio final, en toda la tierra. Toda la ciudad de Cristo será perseguida por toda la ciudad de la tierra. Por las naciones denominadas Gog y Magog no deben entenderse los pueblos bárbaros de cierta región del mundo, como han hecho los que piensan que son los getas y los masagetas, seducidos por las primeras letras de esos nombres, u otros pueblos extraños y ajenos al Imperio romano. El texto hace notar que están extendidos por todo el orbe cuando dice: "Las naciones que hay en los cuatro ángulos del mundo", y añade que son "Gog y Magog". Hemos comprobado que Gog significa "techo", y Magog, "del techo"; como si dijera la casa y el que sale de ella. Son, pues, las naciones en que, como hemos dicho más arriba, está encerrado el diablo como en un abismo, y de ellas sale y procede él en cierto modo, siendo ellas la casa y él quien sale de ella. Y si ambos términos los aplicamos a las naciones, no uno a las naciones y otro al diablo, ellas son la casa, porque ese antiguo enemigo está encerrado y como acubierto en ellas, y ellas saldrán de la casa cuando dejen aparecer el odio que ocultan. Agustín, La ciudad de Dios, 20, 11.

20, 9-10   Bajó fuego del cielo y los devoró

LOS SANTOS RESULTARÁN INVENCIBLES POR LA GRACIA DE DIOS. Y estas palabras: "Y se extendieron sobre la redondez de la tierra y cercaron los reales de los santos y la ciudad amada", no significa que los enemigos han venido o vendrán a un lugar concreto y determinado, donde estarán asentados los reales de los santos y la ciudad amada, puesto que ésta es la Iglesia de Cristo, extendida por todo el orbe. Y por eso, ella, que estará en todas las naciones, residirá entonces por doquier. Esto significa la redondez de la tierra. Allí estarán los reales de los santos, allí estará la amada ciudad de Dios. Allí estará cercada y perseguida por sus crueles enemigos, porque también ellos estarán por doquier. En otros términos, será arrinconada y metida en las garras angustiosas de la tribulación y no abandonará el campo de batalla, significado por los reales. Y la frase: "Y hará llover fuego del cielo, que los consumirá", no se refiere al último suplicio, cuando les diga: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno". Entonces serán enviados al fuego ellos, no descenderá sobre ellos el fuego del cielo. Aquí se entiende bien por el fuego del cielo la firmeza de los santos, que los fortalecerá para no ceder a los sañudos enemigos ni hacer su voluntad. El firmamento es el cielo y su firmeza alentará en el pecho de los enemigos un celo ardiente, porque el Anticristo no ha podido doblegar a los santos de Cristo. Ése será el fuego que los devorará, y viene Dios, porque es su gracia la que los hace santos invencibles, objeto de tormentos para sus enemigos. Agustín, La ciudad de Dios, 20, 11-12.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 438-443
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

la resurrección primera


5Los demás muertos no revivieron hasta que se cumplieron los mil años. Ésta es la resurrección primera. 6Bienaventurado y santo el que tiene parte en la resurrección primera. Sobre éstos la muerte segunda no tiene poder, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. (Apocalipsis 20, 5-6).

20, 5-6   La resurrección primera

AQUELLOS QUE NO PASARON DE LA MUERTE A LA VIDA. "Los otros -dice [el texto]- no han revivido", porque éste es el tiempo en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que le escucharen vivirán y los demás no vivirán. Y esta adición: "Hasta que se hayan cumplido los mil años", es preciso entenderla diciendo que no han vivido el tiempo que debían vivir, o sea, pasando de la muerte a la vida. Y por eso, cuando llegue el día de la resurrección de los cuerpos, no saldrán de sus sepulcros para la vida, sino para el juicio, para la condenación, que constituye la muerte segunda. Porque, hasta que se cumplan los mil años, quien durante todo el tiempo en que se efectúa la resurrección primera no haya vivido, es decir, no haya oído la voz del Hijo de Dios y pasado de la muerte a la vida, en la segunda resurrección pasará infaliblemente a la muerte segunda con su cuerpo. Agustín, La ciudad de Dios, 20, 9.

ELLOS ESTÁN COMO MUERTOS. "Hasta que se cumplan los mil años", hasta que se realice en ellos el sacramento de la fe y el misterio de la cruz y aparezcan resplandecientes en la bienaventuranza eterna. "Los demás muertos -dice- no revivieron". No dijo, no resucitaron, sino no revivieron, porque sin el gozo y la alegría, sin el premio de la eternidad, se hallarán como muertos en los tormentos. "Ésta es la resurrección primera". La alegría y el premio de los santos; se dice la primera, por el esplendor y por la primacía. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 20, 5.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 431-433
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

los justos reinan con Cristo mil años



4Vi también unos tronos; a los que se sentaron en ellos se les dio potestad de juzgar; y vi a las almas de los degollados por dar testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no adoraron a la bestia ni a su imagen, ni recibieron la marca en su frente ni en su mano. Revivieron y reinaron con Cristo mil años. (Apocalipsis 20, 4)

20, 4a   Se les dio potestad de jugar

QUIENES REINAN CON CRISTO CONSTITUYEN SU REINO. En este intervalo, durante los mil años que el diablo esté atado, es decir, desde la primera venida de Cristo, los santos reinan también con Él. En efecto, si además del reino del que se dirá al fin de los siglos: "Venid, benditos de mi Padre, a poseer el reino que os está preparado", los santos a quienes dice: "Yo estoy con vosotros hasta la consumación de los siglos"... Porque éste es el tiempo en que el doctor del que hemos hablado antes, que saca de su repuesto cosas nuevas y viejas, es instruido en el reino de Dios. Y es de la Iglesia de donde los segadores han de recoger la cizaña que se ha dejado crecer con el trigo hasta la siega... ¿los arrancarán acaso del reino en que no hay escándalos? No. Será este su reino de aquí abajo, que es la Iglesia... Es preciso, pues, entender de un modo el reino de los cielos en el que están tanto los que ponen en práctica sus enseñanzas como los que no las ponen, siendo el uno pequeño y el otro grande, y de otro el reino de los cielos en el que no entra más que quien practica. Así, el primero -morada mixta- es la Iglesia cual es ahora; el segundo -entrada única- es la Iglesia cual será cuando no haya en ella pecadores. La Iglesia es, pues, ahora el reino de Cristo y el reino de los cielos. Y al presente reinan con Él también sus santos, cierto que de distinto modo a como reinarán más tarde; pero la cizaña no reina con Él, aunque crezca con trigo en la Iglesia... En fin, reinan con Él los que están de tal modo en su reino, que son ellos reino suyo... He aquí cómo habla el Apocalipsis de la resurrección primera de este reino militar, en el que hay enemigos que combatir y pasiones a que hacer frente y señorear vencidas, hasta llegar a aquel reino pacífico, sin luchas ni enemigos. Después de haber dicho que el diablo será atado mil años y al cabo de ellos soltado por breve tiempo, añade, recapitulando qué hará la Iglesia o qué harán en ella durante ese tiempo: "Y vi unos tronos y a los que se sentaban en ellos, a quienes se dio la potestad de juzgar". No debe  pensarse que esto alude al último juicio. Se trata de los tronos de los prepósitos y de éstos que ahora gobiernan la Iglesia. La potestad de juzgar que se les dio parece ser propiamente aquella de la cual se dijo: "Lo que atareis en la tierra, será atado en el cielo, y lo que desatareis en la tierra, será desatado en el cielo". Agustín, La ciudad de Dios, 20, 9.

20, 4b   Las almas de los degollados

LOS FIRMES EN LA FE Y EN LA VIDA SERÁN GLORIFICADOS. No están reservados los premios prometidos por Dios sólo a los atormentados y muertos, sino también a todos los fieles que han persistido íntegros e invictos en la fe, aunque les haya faltado el martirio, y el cristiano que, menospreciando y abandonando todos sus bienes, ha dado pruebas de seguir a Cristo, también será honrado por Cristo entre los mártires, según prometió y declaró: "Nadie hay que abandone su casa y su campo, padres y hermanos, mujer e hijos por causa del reino de Dios, y no reciba siete veces en este mundo, y en el venidero la vida eterna". Igualmente se dice lo propio en el Apocalipsis: "Y vi -dice- las almas de los sacrificados por el nombre de Jesús y por la palabra de Dios". Y después de poner a los muertos en primer lugar, añadió: "Y todos los que no adoraron la imagen de la bestia y no marcaron su sello en la frente o en la mano", a todos los cuales los pone como vistos juntos; y además añade: "Y vinieron y reinarón con Cristo". Declara que todos los que permanecieron en la firmeza de la fe y del temor de Dios, los que no adoraron a la imagen de la bestia ni obedecieron a los fatales y sacrílegos edictos, viven y reinan con Cristo. Cipriano, Exhortación al martirio, dirigido a Fortunato, 12.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 427-429
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

el diablo encadenado durante mil años


1Vi a un ángel que bajaba del cielo, con la llave del abismo y una gran cadena de la mano. 2Apresó al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo encadenó durante mil años. 3Lo arrojó al abismo, lo cerró y puso un sello en él, para que no seduzca más a las naciones hasta que pasen los mil años. Después debe ser soltarlo por poco tiempo. (Apocalipsis 20, 1-3)

20, 1   Vi un ángel que bajaba del cielo

LOS MISTERIOS DISPONEN DE LAS LLAVES DEL SEÑOR. Con mayor diligencia debemos invocar aquí al Señor para que ni admitamos la interpretación errónea de muchos acerca de los mil años, ni por exceso propio aumentemos nosotros el error, sino que proteja nuestra fe, Él que se llama "fiel y veraz". El propio Señor dice al comienzo de este libro: "Yo soy el primero y el último, el que vive, estuve muerto y tengo las llaves de la muerte y del infierno". Pero ahora relata su misión de siervo que baja esta llave, para abrir el pozo del abismo. "La gran cadena" es el vínculo indisoluble del mandato divino; cadena que llevaba en su mano, es decir, en su obra y actuación. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 20, 1. 

20, 2   Lo encadenó durante mil años

LA DESTRUCCIÓN DE LA MUERTE CONSISTITUYE LA SALVACIÓN DE LA HUMANIDAD. Por eso Dios puso una enemistad entre la serpiente, y la mujer y su linaje, al acecho la una del otro, el segundo, mordido en el talón, pero con poder para triturar la cabeza del enemigo; la primera, mordiendo y matando e impidiendo el camino del hombre, "hasta que vino la decadencia" predestinada a triturar su cabeza: Éste fue el que María dio a luz. De Él dice el profeta: "Caminarás sobre el áspid y el basilisco, con tu pie aplastarás al león y al dragón", indicando que el pecado, que se había erigido y expandido contra el hombre, y que lo mataba, sería aniquilado junto con la muerte reinante; y que por Él sería aplastado el león que en los últimos tiempos se lanzaría contra el género humano, o sea, el Anticristo, el dragón que es la antigua serpiente, y lo ataría y sometería al poder del hombre que había sido vencido, para destruir todo su poder. Porque Adán había sido vencido, y se le había arrebatado toda vida. Así, vencido de nuevo el enemigo, Adán puede recibir de nuevo la vida; pues "la muerte, la última enemiga, queda vencida", que antes tenía en su poder al hombre. Por eso, liberado el hombre, "acaecerá lo que está escrito: La muerte ha sido devorada por la victoria. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?". Esto no podría decirse si no hubiese sido liberado aquel sobre el cual dominó al principio la muerte. Porque la salud de éste consiste en la destrucción de la muerte. Y la muerte fue destruida cuando el Señor dio la vida al hombre, quiero decir a Adán. Ireneo de Lyón, Contra las herejías, 3, 23, 7.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 419-422
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

la gran cena de Dios


17Vi también a un ángel de pie sobre el sol que gritó con voz fuerte, diciendo a todas las aves que volaban en lo alto del cielo: "¡Venid, congregaos para la gran cena de Dios, 18para que comáis carne de reyes y carne de tribunos, carne de poderosos y carne de caballos y de sus jinetes, carne de todos los hombres, libres y siervos, pequeños y grandes!". 19Y vi a la bestia, a los reyes y a sus ejércitos congregados para hacer la guerra contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército. 20Pero apresaron a la bestia y con ella al falso profeta que en su presencia hacía prodigios, con los que seducía a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que habían adorado su imagen. Los dos fueron arrojados vivos al estanque de fuego que arde con azufre. 21Los demás fueron muertos con la espada que sale de la boca del que va montado en el caballo. Y todas las aves se hartaron de sus carnes. (Apocalipsis 19, 17-21)

19, 17   Un ángel de pie sobre el sol

EL ARCÁNGEL MIGUEL INTERVIENE. El sol es la fe de la Iglesia católica, sobre la que describe aquí que está en pie el ángel. De él dice también Daniel así: "En ese tiempo surgirá Miguel, el gran príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo". Así como entonces este santo arcángel estaba en pie delante de Dios, para defender a los hijos del pueblo anterior, así también ahora interviene infatigable en defensa de los pueblos de toda la Iglesia católica. "Será aquél un tiempo de angustia, como no habrá habido entonces otro desde que existen las naciones". En ese tiempo, dice san Juan en el Apocalipsis, se reunirán las aves de la tierra para comer los cuerpos de los impíos. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 19, 17-18. 

19, 17-18   Congregaos para la gran cena del Señor

A LOS QUE CREEN. Él dice: "Para que comáis carne de reyes". Llama comida a la alegría por la muerte de los enemigos que menciona. De modo semejante, también el Señor llama así a la alegría cuando dice a sus discípulos y apóstoles: "Tengo un alimento para comer que vosotros desconocéis", describiendo la alegría que sobrevendría a los que iban a creer. Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 10, 15. 

19, 19   Congregados para hacer la guerra

GUERRA CONTRA CRISTO Y LOS SANTOS. Si comparas también esto con lo escrito por el bienaventurado Daniel, hallarás que es una y la misma cosa: "Vendrá -dice- con una gran multitud para destruir y matar a muchos". Y en el Apocalipsis se dice que, con los reyes de la tierra y con sus ejércitos reunidos para entablar combate, hará la guerra contra el que iba montado en el caballo blanco, esto es, el Señor Jesucristo y su ejército, es decir, contra todos los santos que le siguen. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 19, 19. 

19, 20   Arrojados vivos al estanque de fuego

AQUÉL CONTRA QUIEN LUCHA ES EL SEÑOR. También Daniel dice: "Nadie le auxiliará". Luchando el Señor contra la bestia, nadie podrá servirle de ayuda... "Los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre", es decir, el diablo, príncipe de todos los malos, y también aquel perverso, que se llama el Anticristo. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 19, 20.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 413-417
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

un caballo blanco y su jinete


11Y vi el cielo abierto: en él un caballo blanco, y el que lo monta se llama Fiel y Veraz, y con justicia juzga y combate. 12sus ojos son como una llama de fuego, y en la cabeza tiene muchas diademas; lleva escrito un nombre que nadie conoce sino él; 13está vestido con un manto teñido de sangre, y su nombre es: "El Verbo de Dios". 14Los ejércitos celestes, vestidos de lino blanco y puro, le seguían en caballos blancos. 15De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones; él las apacentará con cetro de hierro; y él pisa el lagar del vino que contiene el furor de la ira de Dios omnipotente. 16En el manto y en el muslo lleva escrito un nombre: Rey de reyes y Señor de señores. (Apocalipsis 19, 11-16)

19, 11   Se llama Fiel y Veraz

LA PALABRA EN EL CIELO ES VERDADERA. Yo pienso que el cielo está cerrado para los impíos que llevan la imagen del hombre terrestre, y abierto para los justos adornados de la imagen del celeste. En efecto, para los primeros, porque quedan abajo y viven todavía en la carne, las realidades superiores se mantienen cerradas: no pueden ni comprenderlas ni captar su belleza, porque ellos, replegados sobre sí mismos, ni quieren reflexionar ni darse la pena de enmendarse. Para los hombres superiores, en cambio, porque su ciudad está en los cielos, las realidades celestes han sido puestas al descubierto y hechas visibles por medio de de la llave de David: que es el Verbo-Dios quien las descubre y quien las muestra claramente, porque es llevado por un caballo, es decir, por unas voces que refieren lo que es revelado -[un caballo] blanco- a causa del carácter brillante, claro y luminoso del conocimiento. El que es llamado fiel, sentado sobre el caballo blanco, se establece de una manera bastante firme y, por así decirlo, bastante real sobre unas voces que no pueden ser derrotadas, y que corren con más ardor y rapidez que no importa qué caballo y que, en su brío, superan enteramente mediante su fama al adversario todo entero, supuesto verbo que simula el Verbo, y apariencia de verdad, que simula la Verdad. El que monta el caballo blanco es llamado fiel no porque crea, sino porque es creíble; es decir, digno de ser creído. En efecto, según Moisés, el Señor es fiel y verdadero; verdadero, en oposición a la sombra, la figura y la imagen; porque así es el Verbo en el cielo abierto: sobre la tierra no es como en el cielo, porque, habiéndose hecho carne, se expresa mediante sombras, figuras e imágenes... Este Verbo de Dios, llamado fiel, es igualmente llamado verdadero; juzga y hace la guerra con justicia, después de haber recibido de Dios el poder de retribuir y de juzgar, según la justicia misma y el juicio mismo, a cada uno de los seres sus méritos... Si juzgar con justicia es el quehacer del Verbo, combatir con justicia lo es también: se dice por tanto que Él combate así a los enemigos mediante la razón y la justicia y aniquila lo irracional y lo injusto, a fin de que, después de haber expulsado a los enemigos fuera del alma del hombre capturado por Cristo para su salvación, por decirlo así, Él more allí y la justifique. Orígenes, Comentario al Ev. de Juan, 2, 47-54. 

19, 12a   En la cabeza tiene muchas diademas

EL VERBO LLEVA MUCHAS CORONAS. De la misma manera que la llama posee a la vez la propiedad de brillar e iluminar y la de quemar y destruir la materia, así los ojos del Verbo, por decirlo de alguna manera, mediante los cuales ve Él y cualquiera que participa de Él, no sólo capatan, gracias [a los rayos] que emite, las realidades espirituales, sino que consumen y emiten también los pensamientos materiales y rudos: porque todo lo que, de cualquier manera que sea, es mentiroso se separa de la finura y delicadeza de la verdad... En efecto, si la mentira, cuya derrota ha hecho ceñir al Verbo vencedor, fiel y veraz, fuera única y de una sola especie, hubiera sido justo escribir que el Verbo de Dios lleva una diadema, después de haber vencido a sus adversarios. Ahora bien, desde el momento que existen muchas mentiras que aspiran a la Verdad y desde que el Verbo es coronado porque lleva a cabo la guerra contra ellas, las diademas se hacen numerosas sobre la cabeza del que las tiene a todas vencidas. Venciendo a todo poder rebelde, se ciñe, mediante su triunfo, muchas diademas. Orígenes, Comentario al Ev. de Juan, 2, 57-59.

19, 12b   Un nombre que nadie conoce

SÓLO LA PALABRA VIVA ENTIENDE TODAS LAS COSAS. Este Verbo vivo es el único en saber algunas cosas; en efecto, a causa de la inferioridad de la naturaleza de ellas con respecto a la suya, ninguno de los seres que viven después de Él pueden ver todo lo que Él ilumina. Pero los que participan del Verbo, a diferencia de los que no participan, son quizá los únicos en saber lo que no llega hasta los demás. Orígenes, Comentario al Ev. de Juan, 2, 60. 

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 402-407
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

las bodas del Cordero


7"Alegrémonos; saltemos de júbilo; démosle gloria, pues llegaron las bodas del Cordero y se ha engalanado su esposa; 8le han regalado un vestido de lino deslumbrante y puro: el lino son las buenas obras de los santos".
9Entonces me dijo: "Escribe: 'Bienaventurados los llamados a la cena de las bodas del Cordero". Y añadió: "Éstas son palabras verdaderas de Dios". 10Me postré a sus pies para adorarle, pero me dijo: "¡No, no lo hagas! Yo soy compañero de servicio tuyo y de tus hermanos que guardan el testimonio de Jesús. Adora a Dios". El testimonio de Jesús es el espíritu de profecía. (Apocalipsis 19, 7-10)

19, 7-8   Las bodas del Cordero

LA IGLESIA CATÓLICA SE UNIRÁ A CRISTO. "El lino son las buenas obras de los santos". Después de haber recibido la gracia, después de escuchar la voz que les ordenaba la alabanza, se oyeron gritos entre la muchedumbre, y se escucharon como fragores de truenos que cantaban las alabanzas de Dios y que se regocijaban, porque han llegado las bodas del Cordero. Esto sucederá cuando, después de finalizar el mundo, haya destruido todo principado y potestad. "Y entregue a Dios Padre el reino, para que Dios sea todo en todos": cuando su esposa, es decir, la Iglesia católica, se una a Él con fe casta; de ella dice el santo Apóstol: "Os tengo desposados con un sólo esposo, para presentaros cual casta virgen a Cristo". Y el lino con que se engalana, no se refiere a la hermosura de los vestidos, sino a la purificación de los santos. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 19, 6-8. 

19, 9   Bienaventurados los llamados a la cena de las bodas del Cordero

PREPARACIÓN PARA EL BANQUETE DEL CORDERO. ¿Quiénes son los invitados al banquete del Cordero sino aquéllos a quienes se dice: "No beberé más de este fruto de la vid hasta el día en que lo beba con vosotros de nuevo en el reino de mi Padre"? Y también: "Vendrán muchos de Oriente y Occidente a ponerse a la mesa con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos". Esto es beber un cáliz nuevo, preparar los cuerpos nuevos de los que resucitan, crear nuevos gozos, y premiar la santidad sincera de la verdadera fe. Son dichosos los que se preparan para esta cena y para este banquete. Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 19, 9-10.

9, 10   Adora a Dios

HONRAMOS A LOS ÁNGELES CON AMOR. Al Ser que adora el más excelso ángel, debe adorar también el último hombre, el cual, por haberle negado semejante homenaje, vino a parar en tan extremada miseria. Del mismo principio viene la sabiduría del ángel que la del hombre; de la misma fuente mana la verdad para ambos, es decir, de la Sabiduría y Verdad inmutable. En efecto, para obrar nuestra salud, la Virtud misma de Dios, su invariable Sabiduría, consubstancial y coeterna con el Padre, se dignó en el tiempo revestirse de nuestra naturaleza, para enseñarnos por ella que el hombre debe adorar lo que debe adorar toda criatura racional e inteligente. Creamos también que ésta es la voluntad de los mejores ángeles y de los más excelentes ministros de Dios: que adoremos con ellos al Señor, cuya contemplación los beatifica. Pues nuestra felicidad no consiste en la visión de ángeles, sino en la contemplación de la Verdad, por la cual amamos a los mismos ángeles y nos congratulamos con su dicha. Ni los envidiamos por disfrutar de ella más fácil y agradablemente, antes bien los amamos porque el Señor de todos nos ha mandado esperar el mismo galardón. Por lo cual los honramos con la caridad, no con el servicio debido a Dios. Tampoco les edificamos templos, pues rehúsan semejante honra y saben que también nosotros, cuando somos buenos, somos templo del soberano Dios. Agustín, La verdadera religión, 55, 110. 

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 396-400
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

la alabanza celestial


1Después de esto, oí como la fuerte voz de una inmensa muchedumbre en el cielo, que decía:
"¡Aleluya! ¡La salvación, la gloria y el poder son de nuestro Dios; 
2sus juicios son verdaderos y justos, 
pues condenó a la gran ramera, que corrompía la tierra con su prostitución, y vengó en ella la sangre de sus siervos!".
3Por segunda vez dijeron: 
"¡Aleluya! ¡Su humareda sube por los siglos de los siglos!".
4Los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivos se postraron y adoraron a Dios sentado en el trono, diciendo: "¡Amén! ¡Aleluya!". 5Entonces salió una voz desde el trono que decía:
"Alabad a nuestro Dios todos sus siervos
y los que teméis, pequeños y grandes".
6Y oí una voz como de una inmensa muchedumbre, como el estruendo de caudalosas aguas, y el estampido de fuertes truenos, que decían:
"¡Aleluya! ¡Reinó el Señor, nuestro Dios omnipotente!" (Apocalipsis 19, 1-6). 

9, 1-3   l¡La salvación, la gloria y el poder son de nuestro Dios!

LA DESTRUCCIÓN DE LOS MALVADOS Y EL GOZO DE LA IGLESIA. Sigue lo referente a la meretriz: "¡Su humareda sube por los siglos de los siglos!". Es decir, mientras la Iglesia persevera alegre en su alabanza, permanece también la humareda de la perdición de los impíos. Así, lo mismo que el comienzo del fuego es el humo, así también el humo está presente mientras hay fuego. Pienso que el Señor nos ha dado un ejemplo de las personas buenas y malas en la parábola del hombre pobre y el rico. Ticonio, Comentario al Apocalipsis, 19, 3. 

LOS SANTOS EXULTAN. Observamos la alegría de los santos por la destrucción de la ciudad prevaricadora y oímos que alaban al Señor con cantos de júblio. ¿Qué otra cosa describe aquí, sino que tiene ante su vista el castigo de los malos y el premio de los buenos? Esto es lo que dice Daniel: "Que se despertarán unos para la vida eterna, y otros para el aprobio eterno, para el horror eterno (para que lo contemplen siempre). Eso es por lo que dice que "su humareda se eleva por los siglos de los siglos". Apringio de Beja, Tratado sobre el Apocalipsis, 19, 1-3. 

19, 4-5   Alabad a nuestro Dios

LOS ANCIANOS Y LAS CRIATURAS SE UNEN A LA ALABANZA DE LOS ÁNGELES. Los ancianos y los vivienetes dicen: "Amén", mostrando su acuerdo con la doxología que han ofrecido los ángeles. Pues, "Amén" significa "así sea", cuando la palabra se traduce del hebreo al griego. "Cantad, dice, a nuestro Dios, pequeños y grandes": llama "grandes" a los "pequeños" a causa de su santidad; y [llama] "grandes" a los que sobresalen. Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 10,7. 

19, 6   Oí una voz como de una muchedumbre 

CANTAR CON VERDADERA FE. Es sabido que después los apóstoles también cantaron salmos e himnos, puesto que ni siquiera en la cárcel dejaron de recitar los salmos. También Pablo habla de los profetas de la Iglesia: "Cuando os reunís -dice-, cada uno de vosotros tiene un salmo, tiene una enseñanza, tiene una revelación. Y todo se hace para edificación". Y en otro pasaje: "Cantaré -dice-, con el espíritu, diré un salmo con inteligencia". Y Santiago escribe así en su carta: "¿Está triste alguno de vosotros? Que ore. ¿Está alegre? Que cante salmos". Y Juan nos cuenta en el Apocalipsis que, por medio de una revelación del Espíritu, vio y oyó la voz del ejército celestial "como la voz de muchas aguas y de fuertes truenos que decían:¡Aleluya! Con lo cual nadie debe dudar de que este ministerio, si se desempeña con fe digna y con devoción, está en relación con los ángeles, de los cuales consta que sin dormirse y sin distracción alaban continuamente al Señor en los cielos y bendicen al Salvador. Nicetas de Remesiana, Sobre el bien de la salmodia, 10.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 391-395
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....

la condena de la gran Babilonia


1Después de esto, vi otro ángel que bajaba del cielo, con gran poder, y la tierra quedó iluminada con su claridad. 2Y gritó con fuerte voz:
"¡Cayó, cayó la gran Babilonia y se convirtió en morada de demonios, en guarida de todo espíritu impuro y en refugio de toda bestia inmunda y odiosa, 3porque todas las naciones bebieron del vino del furor de su lujuria, los reyes de la tierra han fornicado con ella, y con su desenfrenado lujo se han enriquecido los mercaderes de la tierra!".
4Y oí otra voz del cielo que decía:
"Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis cómplices de sus pecados ni participéis de sus castigos. 5Porque sus pecados llegaron hasta el cielo y se acordó Dios de sus iniquidades. 6Devolved con arreglo a lo que ella dio; pagadle doble de lo que merecen sus obras; y en la copa que os preparó, preparadle el doble. 7Tanto como se jactó y se entregó a los placeres, dadle eso mismo en tormento y llanto, porque dice en su corazón: "Estoy sentada como una reina, no soy viuda y jamás veré el llanto". 8Por eso en un solo día llegarán sus plagas, la muerte, el llanto y el hambre, y será quemada con fuego, porque poderoso es el Señor Dios que la ha juzgado".
9Entonces los reyes de la tierra que fornicaron y se entregaron a los placeres con ella, cuando vean el humo de su incendio, llorarán y se lamentarán por ella. 10Se alejarán de ella por el miedo a sus tormentos, y dirán:
"¡Ay, ay de la gran ciudad,
Babilonia, la ciudad fuerte:
en una sola hora ha llegado tu condena!".
11Los comerciantes de la tierra lloran y gimen por ella, porque ya nadie compra sus mercancias: 12ni oro, plata, piedras preciosas o perlas; ni lino, púrpura, seda o escarlata; toda madera olorosa, todo objeto de marfil y todos los enseres de madera preciosa, de bronce, de hierro y mármol; 13canela, especias aromáticas y perfumes, mirra, incienso; vino, aceite, flor de harina y trigo; bestias de carga, ovejas, caballos y carros; esclavos y vidas humanas.
14Todos los frutos que tu alma apetecía se apartaron de ti, y todo lo rico y espléndido pereció para ti, y jamás lo volverás a encontrar.
15Los traficantes en estos negocios, que se habían enriquecido a costa de ella, se mantedrán lejos por miedo a sus tormentos, y, llorando y gimiendo, 16dirán:
"Ay, ay de la gran ciudad,
la que vestía de lino, púrpura y escarlata,
adornada con oro, piedras preciosas y perlas:
17en una sola hora han sido arrasadas tantas riquezas!".
Todos los pilotos y todos los navegantes, los marineros y cuantos bregan en la mar se quedaron lejos, 18y gritaban al ver el humo de su incendio: "¿Quién igualaba a la gran ciudad?".
19Echaron polvo sobre sus cabezas y gritaron llorando y gimiendo:
"Ay, ay de la gran ciudad,
con cuya opulencia se enriquecieron
todos los armadores de barcos:
en una sola hora ha sido arrasada!".
20Alégrate por ella, ¡oh cielo!, y los santos, los apóstoles y los profetas, porque Dios ha confirmado vuestra sentencia contra ella.
21Un ángel poderoso levantó una piedra como una gran muela de molino y la arrojó al mar diciendo: "Con tal ímpetu será arrojada Babilonia, la gran ciudad, y ya nunca más se la encontrará. 22La música de los citaristas y de los cantores, de los flautistas y la de los que tocan la trompeta ya no se oirá más en ti. Ningún artesano de ningún oficio se encontrará en ti jamás, ni el rumor de la muela de molino se oirá nunca en ti. 23No lucirá jamás en ti la luz de la lámpara, ni se oirá ya más la voz del esposo y de la esposa, porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra, y todas las gentes se extraviaron con tus hechicerías. 24Y en ella se encontró la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los inmolados en la tierra" (Apocalipsis 18, 1-24). 

18, 2   ¡Cayó, cayó la gran Babilonia!

LA GUARIDA DE TODO ESPÍRITU INMUNDO. "Cayó Babilonia", dice. Esto proclama la sentencia de Dios contra ella. Estaba decretado, dice, que ella sufra estas cosas. "Y se convirtió en morada de demonios". Pues los demonios, que odian a los hombres y están ansiosos de sangre, vagan por aquellos lugares en los que se encuentra sangre derramada de hombres muertos en guerras o de cualquier otra manera y, como gozándose de lo que ha pasado, hacen su morada en ellos. Puesto que los más serán muertos en la ciudad, como anticipándose, dijo: "Se convirtió finalmente en morada de demonios y refugio de todo espíritu impuro", pues el lugar resulta la morada confortable de los demonios que habitan en él. "Y el refugio de toda bestia inmunda y odiosa", dice. Pues éstos huyen el habitar con hombres y se posesionan de lugares abandonados, manteniéndose libres de quienes luchan contra ellos y de la depredación de los cazadores. Algo parecido a esto dijo el profeta Isaías sobre Babilonia: "Y descansarán allí las lechuzas y danzarán los demonios; los sátiros habitan allí, y los erizos construirán sus refugios en sus casas. Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 9, 17.

18, 3   Con desenfrenado lujo se han enriquecido

MUCHOS SE HAN ENRIQUECIDO SIGUIENDO UN MODO DE VIDA DESENFRENADO. "Porque todas las naciones bebieron del furor de su lujuria". Llama ahora lujuria al apetito insaciable y a la pasión por el dinero: pues este es el modo de ser de las rameras. En efecto, los que están en la mencionada ciudad crecieron junto con todos los demás pueblos, pero, habiéndolos dominado, les han exigido pagar tributos. "Y los reyes", dice, se convirtieron en cómplices y partícipes de su afán de dinero. Y los "mercaderes" que negociaban en ella, dice, "se han eriquecido con su lujo", esto es, con su arrogancia y su tenor de vida, disoluto, licencioso y desenfrenado, vendiendo en ella toda calse de mercancías. Ecumenio, Comentario sobre el Apocalipsis, 9, 17.

18, 4-5   Salid de ella, pueblo mío

LA POSADA DE BELÉN CONTRATASTABA CON LA CIUDAD CAÍDA. Sin duda alguna, la flor y la perla más preciosa entre los ornamentos de la Iglesia es el coro de los monjes y de las vírgenes... Pero vengamos al pueblecito de Cristo y a la posada de María... Mejor será venerarlo en silencio que ensalzarlo con pobre discurso. ¿Dónde están aquí los espaciosos pórticos? ¿Dónde los artesonados de oro?... Aquí, en este pequeño agujero de la tierra, nació el Creador de los cielos. Aquí fue envuelto en pañales, aquí fue contemplado por los pastores, aquí lo señaló la estrella, aquí fue adorado por los magos... Lee el Apocalipsis de Juan y considera lo que allí se canta acerca de la mujer vestida de púrpura, de la blasfemia escrita sobre su frente... El Señor dice: "Salid de ella, pueblo mío, y no os hagáis cómplices de sus delitos y os alcancen sus plagas"... Cierto que allí [en Roma] está la santa Iglesia, allí están los trofeos de los apóstoles y mártires, la verdadera confesión de Cristo y la fe predicada por los apóstoles; allí, hundida la gentilidad, el nombre cristiano se levanta cada día más alto. Pero el fasto mismo, el poder, la grandeza de la urbe, el ser vistos y el ver, ser visitados y visitar, alabar y denigrar, el oír y el hablar y el tener que aguantar aunque sea de mala gana tanta aglomeración de gentes, todo eso son cosas ajenas a la profesión y a la paz de los monjes... Por el contrario, en este pueblecito de Cristo, como ya hemos dicho, todo es rusticidad, y fuera de los salmos todo es silencio. Jerónimo, Cartas, 46, 10-12.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 12, p. 376-382
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....