el hombre rico y Lázaro



19"Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino finísimo, y todos los días celebraba espléndidos banquetes. 20En cambio, un pobre llamado Lázaro yacía sentado en su puerta, cubierto de llagas, 21deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían a lamerle las llagas. 22Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán; murió también el rico y fue sepultado. 23Estando en los infiernos, en medio de los tormentos, levantando sus ojos vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno; 24y gritando, dijo: "Padre Abrahán, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy atormentado en estas llamas". 25Contestó Abrahán: "Hijo, acuérdate de que tú recibiste bienes durante tu vida y Lázaro, en cambio, males; ahora aquí él es consolado y tú atormentado. 26Además de todo esto, entre vosotros y nosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieren atravesar de aquí hacia vosotros, no pueden; ni tampoco pueden pasar de ahí hasta nosotros". 27Y él dijo: "Te ruego entonces, padre, que les envíes a casa de mi padre, 28porque tengo cinco hermanos, para que les advierta y no vengan también a este lugar de tormentos". 29Pero replicó Abrahán: "Tienen a Moisés y a los profetas. ¡Que los oigan!". 30Él dijo: "No, padre Abrahán; pero si alguno de entre los muertos va a ellos, se convertirán". 31Y le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque uno resucite de entre los muertos". (Lucas 16, 19-31)

16, 19-22   Había un hombre rico

EL NOMBRE DE LÁZARO ESCRITO EN EL CIELO. Jesús silenció el nombre de rico y mencionó el del mendigo. Dios calló el nombre tan pregonado del primero; sin embargo, comunicó el segundo, callado por todos. No te extrañes. Dios leyó en alto lo que encontró escrito en su libro... Dios, morador del cielo, calló el nombre del rico porque no lo halló escrito en el cielo. Dijo el nombre del mendigo porque lo halló escrito allí. Agustín, Sermón, 33 A, 4. 

16, 23-26   Vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro

EL ALMA DESCANSA EN EL SENO DE LOS PATRIARCAS. Mas hasta que a este cuerpo destructible llames, ¡oh Dios!, y nueva forma dieres, ¿en qué región o parte al alma pura ordenarás que reposada more? En el seno del santo Abrahán repuesta descansará, cual Lazáro reposa, al que de flores todo rodeado, el rico en llamas a lo lejos mira. Prudencio, Himno para los funerales de un difunto, 149-156. 

16, 27-31   Tienes a Moisés y a lo profetas

NO ESCUCHAN A CRISTO. "Si no escuchan a Moisés ni a los profetas, tampoco prestarán oídos a alguien que haya resucitado de entre los muertos". "Si ciertamente creyerais a Moisés, también a mí me creeríais, pues fue de mí de quien él escribió". Presta atención, por tanto, a las palabras de Abrahán. Bien haces, en verdad, en aguardar a quien va a resucitar, pues tanto Moisés como los profetas predicen su resurrección. Dado que es Cristo el que habla por boca de aquéllos, al escucharlos estarás escuchando al propio Cristo. Jerónimo, Sobre Lázaro y el rico.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 355-361
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

enseñanzas sobre la ley, los profetas y el reino



14Oían todas estas cosas los fariseos, que eran amantes del dinero, y se burlaban de él. 15Y les dijo: "Vosotros os hacéis pasar por justos delante de los hombres, pero Dios conoce vuestros corazones; porque lo que parece ser excelso ante los hombres es abominable delante de Dios.
16"La Ley y los profetas llegan hasta Juan; desde entonces se evangeliza el Reino de Dios y cada uno se esfuerza por él. 17Es más fácil que pasen el cielo y la tierra que el que se anule un solo trazo de la Ley.
18"Todo el que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la repudiada por su marido, comete adulterio".(Lucas 16, 14-18)

16, 14   Los fariseos... eran amantes del dinero


LOS AVAROS NO POSEERÁN LA BOLSA QUE NO SE PUEDE ROBAR. Siendo amantes del dinero, repetidamente juzgaban los asuntos que se les presentaban no de acuerdo a lo que era grato a las leyes de Dios, sino parcialmente y en oposición a la voluntad de Dios... Como allí se nos dice que los fariseos eran amantes del dinero, se burlaban de Jesús por intentar dirigirlos, con su doctrina salvadora, hacia una conducta digna de alabanza y hacerlos querer las glorias eternas. Les dice que su pobligación era vender las riquezas y distribuirlas entre los pobres. Así poseerían en el cielo un tesoro que no se podría robar, fortunas que no podría dañar y riquezas que no tendrían que abandonar. Cirilo de Alejandría, Comentario al Ev. de Lucas, 110.

16, 15   Vosotros os hacéis pasar por justos

LOS FARISEOS MIENTEN ENTRE LOS ALTARES. Veamos la causa de su malicia. La pasión de la codicia poseía y tiranizaba su corazón. Su mente se encontraba atada incluso en contra de su voluntad. Humillada bajo el poder de la malicia y encadenada, como estaba, por ligaduras inquebrantables... El Salvador de todos les dijo muchas cosas, pero vio que éstas no les apartarían de sus astutos propósitos y pasiones. Prefirieron, en cambio, permanece en su innata locura. Él comenzó a corregirlos severamente en aquella ocasión. Demuestra que son unos hipócritas y mentirosos junto a los altares. Desean la gloria que es debida a los justos y a los buenos, pero en realidad no son como ellos. No desean recibir el beneplácito de Dios. Cirilo de Alejandría, Comentario al Ev. de Lucas, 110.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 352-353
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

CONTINUAR LEYENDO....

parábola sobre las riquezas y la prudencia con algunas aplicaciones



1Decía también a los discípulos: "Había un hombre rico que tenía un administrador, al que acusaron ante el amo de malversar la hacienda. 2Le llamó y le dijo: "¿Qué es esto que oigo de ti? Dame cuentas de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando". 3Y dijo para sí el administrador: "¿Qué voy a hacer, ya que mi Señor me quita la administración?" Cavar no puedo; mendigar me da vergüenza. 4Ya sé lo que haré para que me reciban en sus casas cuando me despidan de la administración. 5Y, convocando uno a uno los deudores de su amo, le dijo al primero: "¿Cuánto debes a mi Señor?". 6Él respondió: "Cien medidas de aceite". Y le dijo: "Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta". 7Después le dijo a otro: "¿Y tú cuánto debes?". Él respondió: "Cien cargas de trigo". Y le dijo: "Toma tu recibo y escribe ochenta". 8El amo alabó al administrador infiel por haber actuado sagazmente; porque los hijos de este mundo son más sagaces en lo suyo que los hijos de la luz. 9Y yo os digo: haceos amigos con las riquezas injustas, para que, cuando falten, os reciban en las moradas eternas. 
10"Quien es fiel en lo poco también es fiel en lo mucho; y quien es injusto en lo poco también es injusto en lo mucho. 11Por tanto, si no fuisteis fieles en la riqueza injusta, ¿quién os confiará la verdadera? 12Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo vuestro? 13Ningún criado puede servir a dos señores, porque o tendrá aversión a uno y amor a otro, o prestará su adhesión al primero y menospreciará al segundo: no podéis servir a Dios y a las riquezas". (Lucas 16, 1-13)

16, 1-8   Había un hombre rico que tenía un administrador

NO ESCRIBAS DE NUEVO LO QUE DIOS HA BORRADO. Ilustración de este asunto es también lo que se dice en el Evangelio del administrador injusto, el cual dice a cada uno de los deudores: "Toma tu recibo, siéntate y escribe ochenta", y las demás cosas que se refieren. Ves, pues, que se dice a cada uno: "Toma tu recibo"; de donde consta que las nuestras son las letras del pecado; Dios, en cambio, escribe las letras de la justicia. Así dice, en efecto, el Apóstol: "Vosotros sois la carta escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo, no en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón". Luego tienes en ti las letras de Dios y las letras del Espíritu Santo. Pero si pecas, tú mismo te escribes la condena del pecado. Más considera que, cuando te acercaste de una vez para siempre a la cruz de Cristo y a la gracia del bautismo, tu escrito de condena fue clavado a la cruz y fue cancelado en la fuente del bautismo. No escribas de nuevo lo que fue borrado ni repares lo que fue abolido; conserva en ti sólo las letras de Dios, permanezca en ti sólo la escritura del Espíritu Santo. Orígenes, Homilías sobre el Génesis, 13, 14.

16, 9-13   Ningún criado puede servir a dos señores

NO EXCLUIR DE LA LIMOSNA A LOS QUE JUZGAS COMO INDIGNOS. Mammona es el nombre hebreo de las riquezas; por eso en púnico se las llama "mamon". ¿Qué hemos de hacer, pues? ¿Lo que mandó el Señor? "Haceos amigos con la mammona de la iniquidad, para que también ellos os reciban en los tabernáculos eternos cuando comencéis a desfallecer". Es fácil deducir de estas palabras que hay que hacer limosnas, que hay que dar a los necesitados, puesto que en ellos es Cristo quien recibe... Comprendemos que hay que dar limosnas, y no hay que perder mucho tiempo en elegir a quien se las hemos de dar, puesto que no podemos examinar los corazones. Cuando las das a todos, entonces las darás a los pocos que son dignos de ellas. Eres hospitalario; ofreces tu casa a los pergrinos; admite también al que no la merece, para no excluir al que la merece. No puedes juzgar ni examinar los corazones. Agustín, Sermón 359 A, 11-12.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, p. 348-350
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....