enseñanzas de Jesús a sus discípulos



1Les dijo a sus discípulos: "Es imposible que no vengan los escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen! 2Más le valdría que le ajustaran al cuello una piedra de molino y que le arrojaran al mar, que escandalizar a uno de esos pequeños: 3andaos con cuidado. Si tu hermano peca, repréndele; y, si se arrepiente, perdónale. 4Y si peca siete veces al día contra ti, y siete veces vuelve a ti, diciendo: "Me arrepiento", le perdonarás".
5Los apóstoles le dijeron al Señor: "Auméntanos la fe". 6Respondió el Señor: "Si tuvierais fe como un grano de mostaza, diríais a esta morera: arráncate y plántate en el mar, y os obedecería..
7"Si uno de vosotros tiene un siervo en la labranza o con el ganado y regresa del campo, ¿caso le dice: "Entra enseguida y siéntate a la mesa?". 8Por el contrario, ¿no le dirá más bien: "Preparame la cena y disponte a servirme mientras como y bebo, que después comerás y beberás tú?". 9¿Es que tiene que agradecerle al siervo el que hay hecho lo que se le había mandado? 10Pues igual vosotros, cuando hayáis hecho lo que se os había mandado, decid: "Somos unos siervos inútiles; no hemos hecho más que lo que teníamos que hacer". (Lucas 17, 1-10)

17, 1-2   Es imposible que no vengan los escándalos

LAS TENTACIONES SON PECADOS POR VENIR. "Es imposible que no vengan los escándalos". Pienso que el escándalo es un pecado. Si no me engaño, skolon y scandalon entre los griegos reciben el nombre de "ofensa" y "ruina". Por lo cual "todos caemos con frecuencia". Haz que yo no caiga, pues he ofendido ciertamente no en una sola cosa sino en muchas. Jerónimo, Diálogos contra los pelagianos, 2, 15.

17, 3-4   Si se arrepiente, perdónale

JESÚS CONTINÚA LA PARÁBOLA CON PALABRAS DE MISERICORDIA. Si tu hermano peca contra ti, corrígelo. ¡En qué oportuno lugar está puesto, después de relatar el hecho del rico que es atormentado entre las llamas, el precepto de conceder el perdón a aquellos que se quieren retractar de su error, para que la desesperación no sirva a alguno de obstáculo a la conversión de su falta! Y ¡qué prudencia demuestra al conceder un perdón fácil y una indulgencia completa, con el fin de que nadie tropiece con una crítica despiadada ni sea invitado a seguir pecando por darse cuenta que no se le da importancia!... Por eso hermosamente escribió: "si peca contra ti", porque, en efecto, no es lo mismo pecar contra Dios que contra un hombre. Y también el Apóstol, que es un fiel intérprete del oráculo divino, dijo: "Al sectario, después de una y otra amonestación, evítale", porque la falsa fe no es tan fácilmente perdonable como otra falta cualquiera. Y como muchas veces el error se va infiltrando a través de la ignorancia, prescribe la corrección para que se pueda evitar la obstinación o se consiga enmendar la falta. Ambrosio, Exposición sobre el Ev. de Lucas, 8, 21-22.

17, 5-6   Auméntanos la fe

LA GRAN FE DE LA IGLESIA. Poca cosa parece el grano de mostaza; nada es más despreciable a la vista, y, sin embargo, nada tiene más vigor. Todo esto, ¿no significa el 
entusiasmo extraordinario y la fuerza íntima de la fe en la Iglesia? Agustín, Sermón 246, 3

17, 7-10   Somos unos siervos inútiles

BÚSQUEDA DE GLORIA HUMANA. "Cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid: "Somos unos siervos inútiles" Con estas palabras nuestro Señor Jesucristo quería prevenir a sus apóstoles para que estuvieran lejos del veneno de la vanagloria. Mira, hermano, que aspirar a la gloria humana y practicar las buenas acciones con ese fin no vale de nada. Si después de hacer el bien, el orgullo hincha el corazón, ahí termina todo sacrificio, tiene lugar el empobrecimiento y no se gana nada. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 31.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 3, 361-363
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada