Devolver bien por mal




8Por último, tened todos el mismo pensar y el mismo sentir, amaos como hermanos, sed misericordiosos y humildes, 9no devolváis mal por mal, ni maldición por maldición, sino -al contrario- bendecid, porque para esto habéis sido llamados, para ser herederos de la bendición. 10Pues el que "quiera amar la vida y ver días dichosos, refrene su lengua del mal y sus labios de las palabras engañosas; 11apártese del mal y practique el bien, busque la paz y vaya tras ella". 12Porque "los ojos del Señor miran a los justos, y sus oídos están atentos a sus plegarias, pero el rostro del Señor se vuelve contra los que obran mal".
13¿Y quién podrá haceros daño, si sois celosos del bien? 14De todos modos, si tuvierais que padecer por causa de la justicia, bienaventurados vosotros: "No temáis ante sus intimidaciones, ni os inquietéis, 15sino glorificad a Cristo en vuestros corazones, siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza; 16pero con masedumbre y respeto, y teniendo limpia la conciencia, para que quienes calumnian vuestra buena conducta en Cristo, queden confundidos en aquello que os critican. 17Porque es mejor padecer por hacer el bien, si es ésa la voluntad de Dios, que por hacer el mal. (1Pedro 3, 8-17)

3, 9    No devolváis mal por mal

BENDECID A LOS QUE OS HACEN DAÑO. Pedro, ha prohibido devolver mal por mal, y más aún, ha mandado bendecir a los que maldicen. Con razón añade que la mirada divina ve siempre a los buenos y a los malos, conforme al testimonio profético, ya que tendremos presente que, tanto nuestra paciencia en soportar a los malos, como nuestra bondad con la que deseamos el bien a los que nos persiguen, gozarán de un premio eterno. Y nuestros perseguidores, si rehusan arrepentirse, serán sometidos a un justo castigo. Y si se arrepienten, también nosotros recibiremos del Señor el premio de la justa alegría por su salvación, que hemos pedido a Dios. BEDA, Comentario a la primera Carta de Pedro.

3, 10    Refrene su lengua del mal

REFRENAD VUESTROS LABIOS DEL ENGAÑO. La astucia es falsedad, engaño, delación, y todo es aliado del enemigo de la verdad, esto es, de Satanás, el padre de la mentira. Es un embustero, tal y como lo dice el Salvador, y no se mantuvo en la verdad. Con empeño ha de apartarse a los santos de ser presa de aquél. JUAN CRISÓSTOMO, Cartas Católicas. 

3, 11    Apártese del mal

PREFERID LOS PENSAMIENTOS BUENOS. No depende de nosotros que lleguen a nuestra mente alguna de estas cosas, ya que pensamientos tales caen sobre ella con frecuencia. Mas si uno fuera sabio, los apartaría y se entregaría a los más beneficiosos y que reportan mayor ayuda. Entiendo que esto es lo que quiere decir la expresión "Aléjese del mal". JUAN CRISÓSTOMO, Fragmentos sobre Cartas Católicas.

3, 13    Celosos del bien

¿QUIÉN OS HARÁ DAÑO? ¿Quién podrá perjudicaros hasta el punto de que no seáis bendecidos por Dios? Como dice la Escritura: "Y vuestra alegría nadie os la podrá quitar". Ps.- HILARIO DE ARLÉS, Comentario a la primera Carta de Pedro

3, 17    Es mejor padecer por hacer el bien

SI LA JUSTICIA ES A VECES VENTAJOSA. Todo el que miente comete una injusticia. Si a alguno le parece que alguna vez es útil la mentira, podrá también parecerle que es útil alguna vez la injusticia... Luego, o la injusticia es alguna vez útil, lo cual es imposible, o la mentira no es útil jamás. AGUSTÍN, Sobre la doctrina cristiana, 1, 36, 40.



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 11; pp. 149-155
Obra preparada por
Gerald Bray
Editor general
Thomas C. Oden
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez  

CONTINUAR LEYENDO....

La herencia de los profetas




10Sobre esta salvación investigaron e indagaron los profetas que vaticinaron sobre la gracia que recibiríais, 11buscando a qué momento y a qué circunstancias se refería el Espíritu de Cristo que moraba en ellos, y testificaba de antemano los padecimientos reservados a Cristo y su posterior glorificación. 12Les fue revelado que eran servidores de estas realidades no para su provecho, sino para el vuestro: las mismas que os han sido anunciadas ahora por quienes os predicaron el Evangelio por el Espíritu Santo enviado desde el cielo, las mismas que los ángeles contemplan con avidez. (1Pedro 1, 10-12)

1, 10    Investigaron e indagaron los profetas

VATICINARON SOBRE LA GRACIA QUE RECIBIRÍAIS. En sus libros se lee que, en secreto, investigaron e indagaron de Dios o de los ángeles la gracia futura del Evangelio, en qué momento y en qué circunstancias llegaría la salavación eterna al mundo... Profetizaban hablando públicamente a los hombres, y dando a conocer lo que ellos habían conocido en la intimidad de su contemplación. BEDA, Comentario a la primera Carta de Pedro.

1, 11    Testificaban de antemano los padecimientos reservados a Cristo

POSTERIOR GLORIFICACIÓN. Cristo fue glorificado dos veces como hombre. La primera, al resucitar de entre los muertos; la segunda, cuando ascendió al cielo a la vista de sus discípulos. Queda la tercera, y ésta ante todos los hombres, cuando venga en su majestad, en la del Padre y los santos ángeles, para juzgar a cada uno según sus obras. BEDA, Comentario a la primera Carta de Pedro.

1, 11a    Servidores de estas realidades

DIJERON DE ANTEMANO LA GLORIA FUTURA. Unos son los misterios de los sacramentos "más perfectos", que "el ojo no vio ni el oído oyó, lo que Dios tiene preparado para aquellos que le aman", como dijo la Escritura. Otros son aquellos que sobre la gloria futura anunciaron los profetas, a quienes les fue revelado y proclamaron los santos por el Espíritu de Dios enviado del Cielo, que también los ángeles desean contemplar, como dice el apóstol Pedro. AMBROSIO, Carta a Belicio, 2, 9, 4.

1, 12b    Las mismas que os han sido anunciadas

EL CONSOLADOR. A vosotros os han sido anunciadas por el Espíritu Santo, que fue enviado, es decir, el Paráclito, del que dice el Señor: si Yo no me voy, Él no vendrá. A quien los ángeles desean con avidez contemplar, dice; no los ángeles apóstatas, como muchos piensan, sino -lo que es verdaderamente divino- los ángeles que desean alcanzar el crecimiento de su perfección. CLEMENTE DE ALEJANDRÍA, Exégesis de la primera Carta de Pedro.

1, 12c    Las mismas que los ángeles contemplan con avidez

AVIDEZ DE LOS ÁNGELES. Los ángeles desean contemplar este mensaje por el gran amor en que viven. Los ángeles piensan en el Espíritu y siempre le tienen delante, porque es insaciable su amor. Ps.-HILARIO DE ARLÉS, Comentario a la primera Carta de Pedro.




La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 11, pp. 119-122
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

CONTINUAR LEYENDO....