Pedro se encuentra con Cornelio



24Entró en Cesarea al otro día. Cornelio, después de haber reunido a sus parientes y amigos más íntimos, les estaba esperando. 25En el momento en que entraba Pedro, salió Cornelio a su encuentro y, postrándose, le adoró. 26Pero Pedro le incorporó diciendo: "Levántate, que también yo soy un simple hombre". 27Y conversando con él pasó adentro y encontró a muchas personas reunidas. 28Y les dijo: "Vosotros sabéis que está prohibido para un judío juntarse o acercarse a extranjeros; pero Dios me ha enseñado a no llamar profano a ningún hombre. 29Por eso he venido sin vacilación en cuanto me habéis llamado. Ahora os pregunto por qué motivo me habéis mandado llamar" (HECHOS DE LOS APÓSTOLES 10, 24-29).

10, 24    Cornelio reunió a sus parientes

RESPOSABILIDAD DE UN BUEN AMIGO. Esto es lo propio de un buen amigo, de un hombre religioso: antes de nada hace a sus amigos familiares suyos y partícipes en tales bienes. Con razón convoca a aquellos en quienes tenía siempre confianza sobre todo en lo referente a lo que tal vez había expuesto ante otros en vano. Me parece que amigos y parientes habían sido ya instruidos por Cornelio. JUAN CRISÓSTOMO, Homilías a los Hechos de los Apóstoles, 23, 1.

10, 25    Postrándose, le adoró

LA HUMILDAD DE LA FE NOS HACE IGUALES. Por la postura corporal Cornelio demostró la piedad que tenía dentro de su corazón. En efecto, el discípulo vino al encuentro de su maestro, y lleno de celo, con un corazón puro y un deseo ardiente recibió la palabra de la fe. Ciertamente, quien se retrasa para creer, como quien se encuentra acostado se levanta ante el maestro; pero quien se ruboriza por las manchas de su vida y también levanta la cara con humildad e indicios de pudor, con razón merece permanecer erguido ante su preceptor. BEDA, Comentario a los Hechos de los Apóstoles, 10, 25.

10, 26    Yo soy un simple hombre

UN DON GRATUITO COMO EL BAUTISMO. Acompañado de los hombres de Cornelio, Pedro, con la intención de distribuir los dones del cielo, se apresura a santificar la casa y no permite que [Cornelio] se postre de hinojos: el que está acostumbrado a distribuir gratuitamente los dones, impide gestos de honor. Ahora levantas tu cabeza, como nuevo mundo, tú que fuiste herido por el diente de tu antiguo padre, tú, a quien la fuente te ha dado un nuevo nacimiento. Nacido pues de nuevo, no permitas que tu cerviz sea oprimida por los pecados propios, libre como estás ya de los ajenos. ARATOR, Historia apostólica, 1.

10, 28    No llamar profano a nigún hombre

ENVIADOS A LOS MARGINADOS. Nótese que Dios mismo ordenó al pueblo cristiano no llamar a ningún hombre profano o impío, sino tratar con ellos actuando como hombres que tienen puesta su esperanza, por encima de todo, en su fe en Cristo. AMMONIO, Cadena sobre los Hechos de los Apóstoles, 10, 28.



LA BIBLIA COMENTADA
POR LOS PADRES DE LA IGLESIA
NUEVO TESTAMENTO; V. 5; pp. 188-189
Obra preparada por
FRANCIS MARTIN
Editor general
THOMAS C. ODEN
Director de la edición en castellano
MARCELO MERINO RODRÍGUEZ 

CONTINUAR LEYENDO....